Historia del griego Koine

 

Por @Ruddy Carrera.

El griego del Nuevo Testamento es esencialmente griego koiné, no obstante suele ser considerado como variedad independiente por la importante influencia que tienen el arameo y el hebreo (lenguas maternas de sus escritores) en la sintaxis y en léxico; así como por la incorporación de neologismos cristianos. Para entender adecuadamente esta influencia hay que tener en cuenta que la lengua vehicular de la parte oriental del imperio Romano era el griego y por tanto ésta fue la elegida por los judíos cristianos para su predicación tanto a los paganos como a los judíos de la diáspora en Grecia, Egipto y otros territorios orientales del Imperio. Otra gran influencia en la redacción del Nuevo Testamento es la Biblia de los Setenta (traducción griega del Antiguo Testamento del siglo III a.C) tanto por su importancia en el griego empleado como por su presencia a través de citas.

 

Otra gran influencia en la redacción del Nuevo Testamento es la Biblia de los Setenta (traducción griega del Antiguo Testamento del siglo III a.C) tanto por su importancia en el griego empleado como por su presencia a través de citas.

Características del griego koiné del Nuevo Testamento son el predominio de la coordinación sobre la subordinación; repetición de partículas como καί, δέ, ίδού dando al estilo sencillez, soltura y en ocasiones monotonía y empleo de locuciones, modismos y figuras de dicción al modo semítico. En el léxico se introducen nuevas palabras como: ἀββᾶ (padre), πάσχα (pascua) y algunas palabras griegas adoptan un nuevo significado: δόξα (gloria), δύναμις (milagro), ὀφείλημα (pecado).

Además del acento escrito, toda palabra que comience con vocal lleva escrito sobre dicha vocal uno de los dos signos siguientes, llamados espíritus. Espíritu suave: ᾽ como en ἐν, ἔφαγον, ἀδελφός

Espíritu rudo: ῾ como en ὁ, ὅτε, ἁμαρτία En la antigüedad el espíritu rudo indicaba que la palabra se pronunciaba con un sonido áspero (así como una jota) delante de la vocal inicial. Sin embargo en el griego moderno no se pronuncia. El espíritu suave no afectaba la pronunciación.

Durante el período clásico, la lengua griega estaba dividida en varios dialectos, de los cuales había tres grandes familias: la dórica, la eólica y la iónica.

En el quinto siglo antes de Cristo, una Rama de la familia iónica, la ática, logró la supremacía, especialmente como la lengua de la literatura en prosa. El dialecto ático era el lenguaje de Atenas en su apogeo; el lenguaje de Tucídides, de Platón, de Demóstenes y de la mayoría de los demás grandes escritores de prosa de Grecia. Diversas causas contribuyeron Para que el ático fuera el dialecto dominante en el mundo de habla griega.

El dialecto ático era el lenguaje de Atenas en su apogeo; el lenguaje de Tucídides, de Platón, de Demóstenes y de la mayoría de los demás grandes escritores de prosa de Grecia.

En primer y principal lugar se debe mencionar el genio de los escritores atenienses. Pero la importancia política y comercial de Atenas también tuvo su efecto.

Una gran cantidad de extranjeros llegaron a establecer contacto con Atenas a través de gobierno, guerra y comercio, y las colonias atenienses también extendían la influencia de la ciudad madre. El Imperio Ateniense por cierto pronto se desmoronó. Atenas fue conquistada primeramente por Esparta en la guerra del Peloponeso, y luego, a mediados del cuarto siglo antes de Cristo, junto con las otras ciudades griegas, quedó bajo dominio del rey de Macedonia, Felipe. Pero la influencia del dialecto ático sobrevivió a la pérdida de poder político; la lengua de Atenas se convirtió también en la lengua de sus conquistadores. Originalmente Macedoniano fue un reino griego, pero adoptó la civilización dominante de ese tiempo, que era la civilización de Atenas. El tutor del hijo de Felipe, Alejandro Magno, fue Aristóteles, el filósofo griego; y ese hecho solo es una indicación de las condiciones de ese tiempo. Con asombrosa rapidez Alejandro se convirtió en el amo de todo el mundo oriental, y los triunfos de las armas macedonias fueron también triunfos de la lengua griega en su forma ática.

(El imperio Romano/cortesia de visualunit.me) Con asombrosa rapidez Alejandro se convirtió en el amo de todo el mundo oriental, y los triunfos de las armas macedonias fueron también triunfos de la lengua griega en su forma ática.

El imperio de Alejandro,  por cierto, se desmoronó inmediatamente después de su muerte en el 323 a. C. Pero los reinos en los que se dividió, al menos en lo que respecta a la corte y las clases gobernantes, fueron reinos griegos. Por lo tanto, la conquista macedonia significó nada menos que la helenización de oriente, o al menos significó una enorme aceleración del proceso de helenización que ya había comenzado. Cuando los romanos, en los dos últimos siglos antes de Cristo, conquistaron la parte oriental del mundo mediterráneo, no hicieron esfuerzo alguno por suprimir la lengua griega. Al contrario, los conquistadores hasta cierto punto, fueron conquistados por aquellos que habían conquistado. Roma misma ya había quedado bajo influencia griega, y ahora hacía uso de la lengua griega al administrar al menos la parte oriental de su vasto imperio.

Cuando los romanos, en los dos últimos siglos antes de Cristo, conquistaron la parte oriental del mundo mediterráneo, no hicieron esfuerzo alguno por suprimir la lengua griega.

La lengua del Imperio Romano fue más el griego que el latín. De este modo, en el primer siglo después de Cristo el griego se había convertido en un idioma mundial. Las lenguas antiguas de los diversos países por cierto siguieron existiendo, y muchos distritos eran bilingües (los idiomas locales originales existían a la par del griego).

Pero al menos en las grandes ciudades a lo ancho del imperio con toda seguridad en la parte oriental el idioma griego se entendía en todas partes.

Aun en Roma misma había una gran población de habla griega. No es de sorprenderse que la carta de Pablo a la iglesia romana no se escribiera en latín sino en griego.

Pero la lengua griega debió pagar un precio por esta enorme extensión de su influencia.

En su carrera de conquista experimentó cambios importantes. Los dialectos griegos antiguos con la excepción del ático, si bien desaparecieron casi completamente antes del inicio de la era cristiana, posiblemente hayan ejercido una influencia considerable sobre el griego del nuevo mundo unificado. Menos importante, sin duda, que la influencia de los dialectos griegos, y mucho menos importante de lo que se hubiera esperado, fue la influencia de lenguas foráneas. Pero influencias de un tipo más sutil y menos tangible estaban obran do de manera poderosa. La lengua es un reflejo de los hábitos intelectuales y espirituales del pueblo que la usa. La prosa ática, por ejemplo, refleja la vida espiritual de una pequeña ciudad-estado, que fue unificada por un intenso patriotismo y una gloriosa tradición literaria. Pero después del tiempo de Alejandro, el habla ática ya no era la lengua de un grupo pequeño de ciudadanos que vivía en la más íntima asociación espiritual; al contrario, había pasado a ser el medio de intercambio usado por pueblos de caracteres muy diversos.

Por lo tanto, no resulta sorprendente que la lengua de la nueva era cosmopolita fuera muy diferente del dialecto ático original sobre el que se fundaba.

Esta lengua del nuevo mundo que prevaleció después de Alejandro ha recibido el nombre no inapropiado de «el Koiné».

(Alejandro magno) Esta lengua del nuevo mundo que prevaleció después de Alejandro ha recibido el nombre no inapropiado de «el Koiné».

La palabra «Koiné» significa «común», por lo tanto, no es una mala denominación para una lengua que fue un medio común de intercambio para pueblos diversos. El Koiné, entonces, es la lengua griega mundial que prevaleció desde aproximadamente 300 a.C.

Hasta el cierre de la historia antigua alrededor de 500 d.C. El Nuevo Testamento fue escrito en el transcurso de este período de Koiné. Si se la considera lingüísticamente, está ligada de modo muy estrecho a la traducción griega del Antiguo Testamento que recibe el nombre de «Septuaginta», que se hizo en Alejandría en los siglos, inmediatamente anteriores, a la era cristiana, y conciertos escritos cristianos de principios del segundo siglo d.C., que por lo general se asocian bajo el nombre de «Padres Apostólicos».

Dentro de este grupo triple, cierta mente, la lengua del Nuevo Testamento fácilmente es supremo. Pero en lo que respecta estrictamente al instrumento de expresión, los escritos del grupo forman  una unidad.

Por lo tanto, ¿dónde debiera ubicarse este grupo completo en el contexto del desarrollo del Koiné?

ruddycarrera@outlookmission.org