Aventura misionera

Por @Ruddy Carrera.         

Jesús les dijo: Vayan por todos los países del mundo y anuncien las buenas noticias a todo el mundo (Marcos 16:15, TLAD).

Con estas breves palabras el Señor comisionó a sus discípulos, y les encargó la misión más importante de todos los tiempos: evangelizar al mundo. O sea reconciliar a los hombres con Dios (2 Co. 5.19).

Ya el señor había trabajado un poco más de tres años con ellos, formándolos, y capacitándolos para tan delicada tarea. Luego de su muerte y resurrección, Jesús le dio los últimos retoque o terminación a su obra maestra (su iglesia), ya que él entendía que ésta debía continuar el trabajo que ya él había iniciado (Jn. 14:12), con la ayuda del Espíritu Santo  (Mar. 13: 11).

Trabajar para Dios es enrolarse en una aventura. Es divertido. Solo usemos nuestra fe, nuestra imaginación, y los recursos que Dios nos provea.

El señor sigue confiando en su iglesia. Ahora él espera que esta generación de creyentes también use sus recursos para alcanzar a los no salvos. Trabajar para Dios es enrolarse en una aventura. Es divertido. Solo usemos nuestra fe, nuestra imaginación, y los recursos que Dios nos provea. La prensa, la internet, la radio, la televisión, la imprenta, los lugares públicos, o sencillamente, nuestras finanzas. Tienes el llamado? El Señor desea darle un nuevo sentido a tu vida.

ruddycarrera@outlookmission.org
Advertisements