Mi experiencia entre los niños

Por Edili Mateo.

Evelin, una de las niñas fieles del ministerio.
“Pero Jesús dijo: Dejad a los niños venir ami, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de los cielos”. (Mateo 19:14).
Cuando el pastor y misionero Ruddy Carrera, llegó a la comunidad La Colonia, inició su obra evangelizando a los niños y a los adolescentes. Y mostró especial interés en los jóvenes perdidos. Este ministerio empezó a crecer, a medida que iniciamos un servicio los domingos en la mañana, en una casa que rentamos para la iglesia.
El ministerio fue tomando forma, a medida que orábamos con los niños, y les enseñábamos ciertas actividades artesanales. Pero como eran niños pobres, no tenían los recursos para comprar los materiales: sin embargo Dios empezó a abrir puertas, y muchos equipos bautistas empezaron a donarnos ropas, juguetes, medicinas, materiales bíblicos y manuales para la iglesia y los niños. Muchas de estas personas vivían en Nueva Rosa, que es una comunidad haitiana casi desconocida, y con poca asistencia del estado.
Nuestro amor y pasión por Dios no ha cesado.
En la actualidad nos reunimos a cielo abierto, en la construcción de nuestro templo: pero nuestro amor y pasión por Dios no ha cesado. Y tenemos un servicio semanal para nuestros niños, y un día donde ellos evangelizan a otros niños.
Cada verano, los misioneros americanos nos bendicen, haciendo un campamento para los niños que se extiende por varios días en diferentes localidades.
Graduación de la Gran Aventura de Billy Graham en la iglesia.
El ministerio sigue creciendo, y la iglesia. Muchos de los niños que estábamos en la iglesia, al momento del pastor iniciar la misión, ya somos jóvenes y líderes. Por ejemplo: yo que soy la secretaria general de la iglesia.
Vale la pena trabajar e invertir en los niños.
Los misioneros han apoyado nuestro ministerio de niños.
Advertisements