Por @Ruddy Carrera.           

Esta es la historia del del niño Joel, aquí en La Colonia de Pedernales, en la zona más alejada del Sur de la República Dominicana.

Joel es un niño de origen haitiano, huérfano de padre, e hijo de una mujer que suele visitar nuestro servicio haitiano.

En la foto de portada, podemos ver a Joel cuando lo encontramos por primera vez.

El Padre de Joel murió producto del alcohol. Y su madre es una mujer muy pobre, como todos los haitianos del Pueblo. El hígado se le dañó, y su vientre se le hinchó. Fue una muerte rápida. Y los haitianos la aceptaron como la consecuencia de una brujería.

Pocos días después de su muerte. También a Joel se le creció la barriga de una manera asombrosa. Y no pudo seguir yendo a su escuela.

Les presenté al niño, y prometieron ayudar en lo adelante.

Como los haitianos de esta zona son muy supersticiosos; empezaron a creer que también al niño Joel le habían echado una brujería.

Un día conocí a Joel, mientras hacíamos caminata de oración. Y quedé impresionado.

Pero un día, los misioneros americanos Bill y Priscilla Stothers, vinieron a apoyarnos con un operativo médico, les presenté al niño, y prometieron ayudar en lo adelante.

La madre no tenía documentos para poder viajar a Santo Domingo, donde está el Hospital Robert Reid Cabral, el más importante hospital para niños del país.

Los misioneros americanos Bill y Priscilla Stothers, vinieron a apoyarnos con un operativo médico.

Pero milagrosamente, Dios permitió que la mujer llegara a su destino, cuantas veces fue necesaria. Mucha gente se unió, para darles hospedajes durante su estadía allí. Los misioneros cubrían todos sus gastos económicos. Y la Iglesia y su capilla haitiana oraban cada mañana. Priscilla viajaba cada vez, desde su residencia en San Pedro de Macorix en el Este, a la capital en el Sur.

Audio del pastor Ruddy Carrera, orando por Joel durante un servicio.

Su caso fue declarado como de interés científico; como una enfermedad nunca ante vista.

Dios obró tal milagro, que hasta el director del hospital estuvo ahí el día de su operación.

Ahora Joel es un niño saludable y asiste a la escuela.

Su vientre estaba lleno de agua, pero no encontraban la causa.

Luego supe que de no ser operado en ese tiempo, hubiera muerto.

Dios nos usó para darles a entender a los haitianos que no todo problema es causa de la brujería, y para que Joel viviera sobre todo.

Ahora Joel ha vuelto a la escuela, y asiste a nuestros cultos de niños, y es un niño saludable.

Indudablemente que todo esto fue un gran milagro, dentro de una series de milagros sucesivos. Económicamente, todo esto hubiera sido imposible para su familia. Pero como luego me dijo Priscilla: ¨Dios tiene un plan para este niño¨.

 

 

 

Copyright © All right reserved.
%d bloggers like this: