Cristo murió por la Iglesia

El texto más conocido de la Biblia empieza diciendo:

“Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (S. Juan 3:16).

Tan solo los que Dios ha elegido para que crean, llegarán a creer (Efesios 1:4-5; 2:8-10). Ellos son la Iglesia del Señor, que está compuesta por gente de todas razas y naciones y épocas.

La misión de Cristo, fue salvar de la condenación eterna, a los que crean que él es el hijo de Dios, que él es el Salvador.

Jesús es el Cristo, y no debemos esperar otro Salvador. Y solo aquellos, que hayan depositado su fe y su destino eterno en él, serán salvos (Jn. 1:12). Estos son los verdaderos hijos de Dios (Gálatas 2:26-29). Solo los hijos tienen derecho a heredar. Solo los creyentes, comprados y lavados por la sangre de Cristo, tenemos derecho a la salvación, y a la vida eterna. Solo los cristianos heredaremos el Reino de Dios.

Con su muerte, Cristo nos habrió el camino al Padre, que Adán y Eva nos cerraron al desobedecer (Mateo 27:51; Hebreos 10:19-20). Cristo es el único camino y no hay lugar para otros (Juan 14:6).

Entonces:

  1. La religión no es el camino, porque la religión no murió por nosotros.
  2. La Iglesia no es el camino, porque la Iglesia no murió por nosotros.
  3. Las buenas obras no son el camino, porque no tienen valor, ante el precio de la sangre del unigénito Hijo de Dios.
  4. El Pastor o el líder carismático, no nos pueden salvar , ni son el camino, porque ellos no murieron por nosotros.

Cristo es la única garantía de nuestra salvación. Cristo es el camino.

Entonces esta cuestión nos ayuda a responder las siguientes preguntas:

  1. ¿Porqué murió Cristo? Cristo murió en la voluntad eterna de Dios el Padre, para redimir al hombre que se encontraba perdido bajo la condenación eterna del pecado. Fruto de la desobediencia de Adán y Eva en el huerto del Edén. Adán nos vendió al Infierno. Cristo nos redimió del Infierno (1 Corintios 15:21-23); Efesios 1:7).
  2. ¿Por quién murió Cristo? Cristo murió por su Iglesia (Hechos 20:28; Efesios 5:25-27; Jn. 17:20-26). Cristo no murió por la humanidad. De ser así, el mundo entonces sería salvo. Pero la Biblia enseña lo contrario. Solo los elegidos por Dios son salvos. Ni una gota de sangre derramada en la Cruz del Calvario fue en vano. Solo los elegidos por Dios para salvación, eligen en la misericordia de Dios ser salvos.
  3. ¿Porqué Cristo murió en ese tiempo? Cristo murió en el tiempo perfecto de Dios. Jesús no fue la consecuencia del Sistema. Jesús no fue el resultado de una conspiración política. Jesús no fue un moralista fanático, que se creyó una idea, y la materializó. Jesús es el fiel cumplimiento, de las Sagradas Escrituras. En Jesús se cumplieron, todos los decretos de Dios y oráculos divinos. Jesús nació en el tiempo y en el momento perfecto (Gálatas 4:4; Lucas 9:51; Juan 12:27). Ya todo estaba en los planes eternos de Dios. El nacimiento, muerte, resurrección y retorno del Señor fue predestinado por Dios (Efesios 2:10), por lo que todo ocurrió y ocurrirá tal como él lo ha planeado y lo ha visto (Mateo 24:35).

En este patrón divino no hay cristianos verdaderos ni cristianos falsos. Solo hay una clasificación, y esta es cristianos. Si soy un cristiano, soy un cristiano; pero no hay lugar para los estereotipos. Y si soy un cristiano, se deduce que la verdad de Dios está en mi, y que vivo para su gloria.

Por Rev. Ruddy Carrera.

Image, La Pasión de Cristo| Mel Gibson.