De un 60%, los protestantes ahora solo son el 37% en Nueva Zelanda.

Con una población de 4.7 millones de habitante, en Nueva Zelanda el censo de 2018, ha reflejado que los que dicen no pertenecer a ninguna religión que son el 49%, hayan superado en cantidad con tan solo un 38% a los que dicen pertenecer a alguna religión.

De este modo los Anglicanos han perdido 270,000 adherentes, reformados y prebisterianos 188,000, y los católicos tan solo 15,000.

Este censo ha reflejado que lejos de crecer, el cristianismo va de caída en Nueva Zelanda.

Imagen de portada, Templo de Nueva Zelanda en Hamilton/Masfe.