El primer asesino en serie de la historia tenía una iglesia de 80 personas

Por @Ruddy Carrera.

Se trata del Mariscar de Campo de Francia, Gilles de Rais, la mano derecha de Juana de Arco.

Nacido en el año 1404, y heredero de  una inmensa fortuna, que incluía tierra en Francia y en Bretaña. Llegó a ser uno de los hombres más ricos de su época. De hecho, su fortuna era mayor que la del propio rey Carlos VII, por lo que era distinguido con el título de Varón de Rais.

Al ser protagonista de primera fila, de la traición de Juana de Arco, por el Rey y los militares franceses. Y ver su trágica muerte en la hoguera en  1431; se entregó a una vida de desenfreno carnal, que incluía brujería, orgías sexuales, sodomía, violación y muerte; que según los historiadores en la mayoría de los casos eran niños.

En el mes de Septiembre del 1440, fue acusado formalmente de los cargos anteriormente nombrados.

Un testigo del juicio, afirmó que después de asesinar a los niños, abría sus cuerpos y tenía relaciones sexuales mientras los cadáveres aún estaban calientes.

Uno de su sirviente y su cómplice, también testificó en el juicio:

A veces les cortaba la cabeza; otras, solo la garganta, y en otras ocasiones les rompía el cuello a golpes. Después de que las venas estaban cortadas para que languidecieran mientras su sangre se derramaba, Gilles a veces se sentaba en las barrigas de los niños y sentía placer. Inclinándose sobre ellos, los veía morir.

Fue condenado a la horca el 26 de Octubre de 1440. Gracias a su confesión, evitó ser excomulgado. También sus sirvientes fueron torturados y muertos junto a él.

Gille de Rais le habló abierta y voluntariamente a todos los presentes y confesó que debido al ardor y placer al satisfacer sus deseos carnales, había tomado a un gran número de niños. A veces los había sometido a varios tipos de tortura. Cometió el vicio sodomítico con ellos cuando estaban agonizando y sentía placer besando niños que ya estaban muertos y juzgando cuál de ellos tenía la cabeza más bella. Después hacía que sus sirvientes tomaran los cuerpos, los quemaran y los redujeran a cenizas.

A pesar de vivir una vida de crímenes imaginables. Y como se ha rumorado: que hacía “cosas inmencionables con el diablo”. Fue un hombre dedicado a la oración, y a sus libros personales. Su congregación incluía un coro privado de 80 personas.

Según cálculos mató entre 80 a 200 niños, donde la mayoría eran varones.

ArabicChinese (Simplified)CzechDutchEnglishFrenchHebrewItalianPortugueseRussianSpanish
%d bloggers like this: