Los pastores amenudo solemos vivir una vida cargada de compromisos agendados, que suelen abarcar gran parte de nuestro tiempo y energía, por lo que aveces perdemos de vista las cosas básicas, como el cuidado de la familia, la salud y las disciplinas espirituales, a las que estamos llamados a ejercitarnos cada día.

De hecho parecería extraño creerlo, pero muchos pastores estamos improvisando con nuestros púlpitos.

Cuando esto ocurre queda evidenciada la frialdad y la apatía espiritual de las congregaciones.

El punto es que para evitar ver comprometido nuestro tiempo con La Palabra de Dios y la preparación de nuestras prédicas, lo más ideal sería predicación de sermones expositivos.

Prácticamente hay dos tipos de sermones: expositivos y temáticos.

Mientras que los sermones expositivos son la explicación lineal por tópicos de libros enteros de la Biblia, los temáticos en cambio son la predicación de algunos temas específicos, que no necesariamente tienen que estar conectados con las prédicas anteriores.

Los sermones expositivos son los más ideales, porque ayudan a los oyentes a entender libros enteros de la Biblia, abordando en cada uno unas series de temas y cuestiones a medidas que se desarrollan.

Así durante la semana, el pastor no debe sentir la presión de tener que elegir un tema para el Domingo, porque el siguiente tópico del capítulo bíblico que  él esté predicando, arrojará por sí solo el tema del sermón, según la cuestión que plantea el autor bíblico.

Entonces el Pastor podrá revisar su sermón durante su oración matutina, y hasta revisarlo antes de irse a la cama.

De este modos la cuestión de escribir y preparar un sermón, dejará de ser un desafío para un pastor ocupado.

Somos muchos los pastores que estamos improviso en el púlpito, y llegamos a ua etapa hueca donde se nos nubla la mente, y ya no sabemos que más predicar, y entonces empezamos a buscar la solución en métodos sociales más más que bíblicos.

Pero predicando la Biblia libros por libros, nos librará de esas trampas.

Otra manera de revisar los sermones con facilidad, pudiera ser descargar en el celular o laptop una aplicación capaz de leer los textos en voz. De este modos la aplicación hará el trabajo de revisión por uno mismo, que entonces podríamos escuchar mientras hacemos otras tareas.

El sermón más que la música u otra cosa, debe ser la marca eclesial de una congregación.

La predicación no es cosa de expertos, sino de gente santa y dispuesta. Lo único que un predicador debe hacer es orar, encomendarse a Dios y revisar bien su sermón.

La razón por la que muchos pastores estamos fallando en nuestra predicaciones, es porque le hemos quitado relevancia y solemnidad al púlpito.

Si centramos nuestros cultos en la Palabra de Dios, hacer sermones se convertirá en una tarea anhelada.

Por el Pastor RuddyCarrera.

Comente en Outlook Mission

Hasta aquí nos ayudó Jehová (1 Sam. 7:12).
CzechEnglishFrenchSpanish
error: COPYRIGHT © 2020 OUTLOOK MISSION. A DIVISION OF RUDDY CARRERA MINISTRIES. ALL RIGHTS RESERVED.
%d bloggers like this:
Outlook Mission

FREE
VIEW