En tan solo tres meses 5 pastores asesinan a sus familias y muchos se suicidan

Es alarmante las cifras de pastores cristianos, que asesinan a sus familias, y muchos de ellos han terminado suicidándose en el acto.

En menos de 180 días, en lo que va de año, ya van 5 los casos documentados en EE.UU y África. Y tememos que las cifras puedan seguir en aumento.

Este fenómeno social, se está dando en todos los concilios y denominaciones. La violencia intrafamiliar, ya no respeta credos, ni posiciones ministeriales.

Estas cifras deben alarmarnos a todos, e iniciar un proceso de evaluación interna, en el clero cristiano, que nos permitan crear alternativas de servicios en el ministerio, menos estresantes para nuestros pastores, y un sistema de servicios más abierto y transparente.

Además es tiempo de volver a hacer énfasis, en las disciplinas espirituales y en los devocionales diarios, en los líderes de las iglesias.

El mucho activismo ministerial, no siempre es el sinónimo o equivalente a salud espiritual.

Las iglesias modernas están diseñadas, para ocupar el lugar en la vida del Pastor, que contrariamente debería tener su familia. Y el pastor debe de darse cuenta a tiempo. Después de Dios, nuestra familia debe ser nuestra principal prioridad.

La Iglesia le quita su familia al pastor y después lo abandona por no tener una.

Nuestro corazón está con todos los pastores y familias, que atraviesan momentos difíciles.

Si usted está atravesando algún momento de dificultad ministerial o familiar, o en su vida personal, entonces debes buscar ayudas en otros pastores y amigos. O en algunas agencias del gobierno que están habilitadas para ofrecer apoyos psicológicos en tales circunstancias.

Respetando las memorias de las víctimas y de los sobrevivientes. Estos son los casos documentados en lo que va de año a lo cual la opinión pública ha tenido acceso:

Imagen de portada, caso del Pastor Philip y Anna Grandine. Global News.

3/3/2020.