Resumen ejecutivo

La constitución establece la libertad de conciencia y religión y prohíbe la discriminación basada en la religión; sin embargo, el Partido Comunista de Cuba, a través de su Oficina de Asuntos Religiosos (ORA) y el Ministerio de Justicia (MOJ) del gobierno, continuó controlando la mayoría de los aspectos de la vida religiosa. Los observadores dijeron que el gobierno continuó usando amenazas, restricciones de viajes nacionales e internacionales, detenciones y violencia contra algunos líderes religiosos y sus seguidores, y restringió los derechos de los prisioneros a practicar la religión libremente. Los medios de comunicación y los líderes religiosos dijeron que el gobierno continuó hostigando o deteniendo a miembros de grupos religiosos que abogan por una mayor libertad religiosa y política, incluida la líder de Damas de Blanco, Berta Soler Fernández, la activista por los derechos cristianos Mitzael Díaz Paseiro, su esposa y activista Ariadna López Roque, y Coordinador regional del Instituto Patmos, Leonardo Rodríguez Alonso. En marzo, el gobierno registró la Iglesia Nueva Apostólica, que no tiene conexión con las iglesias apostólicas, también conocida como Movimiento Apostólico. La ORA y el MOJ, sin embargo, continuaron usando la ley de asociaciones para negar el registro oficial a ciertos grupos religiosos, como varias iglesias apostólicas, o no respondieron a solicitudes pendientes, como las de los Testigos de Jehová y Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Muchos grupos religiosos dijeron que la falta de registro les impedía practicar su religión. Una coalición de iglesias evangélicas protestantes, iglesias apostólicas y la Iglesia Católica Romana presionaron para que se introdujeran reformas en el proyecto de constitución, incluido el registro de grupos religiosos, la propiedad de la propiedad de la iglesia y la construcción de nuevas iglesias. El 24 de octubre, la Conferencia Episcopal Católica de Cuba emitió un comunicado pidiendo que la constitución fortalezca las protecciones para las actividades religiosas. En septiembre, los grupos protestantes firmaron una petición oponiéndose a la eliminación de la libertad de conciencia en el proyecto de constitución y buscaron la restitución de los derechos individuales y colectivos para manifestar la religión y las creencias de uno en privado y en público. La organización de defensa de los derechos humanos Christian Solidarity Worldwide (CSW) informó que el acoso del gobierno a los líderes religiosos aumentó “significativamente en paralelo con” la franqueza de las iglesias con respecto al borrador de la constitución. Según CSW, algunos grupos religiosos dijeron que el gobierno aumentó su escrutinio de las solicitudes y visitas de visas de trabajadores religiosos extranjeros. Algunos grupos religiosos informaron un aumento en la capacidad de sus miembros para realizar proyectos caritativos y educativos. Según el grupo de defensa religiosa EchoCuba y CSW, el gobierno dio preferencia a algunos grupos religiosos y discriminó a otros. Durante el año, el Sagrado Corazón de Jesús se convirtió en la primera iglesia católica construida desde la revolución de 1959 del país. Fue la primera de las tres parroquias católicas en completarse y la primera iglesia católica ubicada en Sandino, una ciudad remota en la provincia más occidental del país.

La Comunidad de Sant’Egidio volvió a celebrar una reunión interreligiosa – “Puentes de la paz” – en La Habana del 12 al 14 de octubre para promover el compromiso interreligioso, la tolerancia y los esfuerzos conjuntos hacia la paz. Líderes de diferentes grupos religiosos en el país y participantes de 25 países asistieron a la reunión.

Los funcionarios de la embajada de EE. UU. Continuaron reuniéndose con funcionarios del gobierno y plantearon preocupaciones sobre la incapacidad de las iglesias no registradas para lograr el registro legal y obtener el estatus oficial que transmite. La embajada se reunió regularmente con autoridades de la Iglesia Católica, protestantes evangélicos y representantes de la comunidad judía sobre el estado de las actividades religiosas, económicas y políticas. Los funcionarios de la embajada también se reunieron con representantes de musulmanes, testigos de Jehová y varias comunidades protestantes. Los funcionarios de la embajada se reunieron con el jefe del Consejo de Iglesias Cubanas (CCC), una organización registrada en el gobierno con estrechos vínculos con el gobierno, compuesta principalmente por grupos protestantes y asociados con el Consejo Mundial de Iglesias, para discutir sus operaciones y programas. La embajada permaneció en estrecho contacto con grupos religiosos, lo que incluyó facilitar los intercambios entre delegaciones religiosas visitantes y grupos religiosos en el país. En las redes sociales y otras declaraciones públicas, el gobierno de los EE. UU. Siguió exhortando al gobierno a respetar las libertades fundamentales de sus ciudadanos, incluida la libertad de religión.

Sección I. Demografía religiosa

El gobierno de los EE. UU. Estima la población total en 11,1 millones (estimación de julio de 2018). No existe una fuente independiente y autorizada sobre el tamaño o composición general de los grupos religiosos. La Iglesia Católica estima que entre el 60 y el 70 por ciento de la población se identifica como católica. La membresía en las iglesias protestantes se estima en el 5 por ciento de la población. Según algunos observadores, los pentecostales y bautistas son probablemente las denominaciones protestantes más grandes. Las Asambleas de Dios (AG) reportan aproximadamente 150,000 miembros; Las cuatro Convenciones Bautistas estiman su membresía combinada en más de 100,000.

Los testigos de Jehová estiman que sus miembros son 96,000; Metodistas 50,000; Adventistas del Séptimo Día más de 35,000; Anglicanos 22.500; Presbiterianos 25,000; Episcopales 6,000; Quakers 1,000; Moravos 750; y La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días 150 miembros. Durante el año, la Iglesia Episcopal de Cuba fue readmitida como diócesis de la Iglesia Episcopal con sede en los EE. UU. Después de ser separada en 1966, una posible explicación para el aumento de 300 miembros en 2017. Hay aproximadamente 4,000 seguidores de 50 iglesias apostólicas (un red no registrada de iglesias protestantes, afiliada libremente, también conocida como el Movimiento Apostólico) y una Iglesia Nueva Apostólica separada asociada con la Iglesia Nueva Apostólica Internacional. Según algunos líderes cristianos, hay un marcado crecimiento de grupos evangélicos protestantes en el país. La comunidad judía estima que tiene 1.200 miembros, de los cuales 1.000 residen en La Habana. Según la Liga Islámica local, hay entre 2.000 y 3.000 musulmanes, de los cuales aproximadamente 1.500 son nativos. Otros grupos religiosos con un pequeño número de seguidores incluyen ortodoxos griegos, ortodoxos rusos, budistas y bahaíes.

Muchas personas, particularmente las de ascendencia africana, practican religiones con raíces en África occidental y la cuenca del río Congo, conocidas colectivamente como santería. Estas prácticas religiosas se mezclan comúnmente con el catolicismo, y algunas requieren el bautismo católico para la iniciación completa, lo que dificulta estimar con precisión su membresía total.

Sección II Estado del respeto del gobierno por la libertad religiosa

MARCO LEGAL

Según la constitución, “el estado reconoce, respeta y garantiza la libertad de conciencia y religión” y “las diferentes creencias y religiones disfrutan de las mismas consideraciones según la ley”. La constitución prohíbe la discriminación basada en la religión. Declara que el país es un estado secular y prevé la separación de las instituciones religiosas y el estado; sin embargo, la constitución también coloca al Partido Comunista por encima de la libertad religiosa como “la fuerza líder superior de la sociedad y el Estado”. También establece que no se puede ejercer ninguna libertad contraria a los “objetivos del estado socialista” y un artículo del el código penal penaliza la objeción de conciencia.

El gobierno está subordinado al Partido Comunista; El órgano del partido, la ORA, trabaja a través del Ministerio de Justicia y los servicios de seguridad para controlar la práctica religiosa en el país. La ORA regula las instituciones religiosas y la práctica de la religión. La ley de asociaciones exige que todos los grupos religiosos soliciten al MOJ el registro oficial. El Ministerio de Justicia registra las denominaciones religiosas como asociaciones sobre una base similar a cómo registra oficialmente las organizaciones de la sociedad civil. El proceso de solicitud requiere que los grupos religiosos identifiquen la ubicación de sus actividades, su liderazgo propuesto y sus fuentes de financiación, entre otros requisitos. Las inhabilitaciones para el registro pueden incluir determinaciones por parte del MOJ de que otro grupo tiene objetivos idénticos o similares, o las actividades del grupo podrían dañar el bien común. Si el MOJ concede el registro oficial, el grupo religioso debe solicitar permiso de la ORA cada vez que quiera realizar actividades, como celebrar reuniones en lugares aprobados, publicar decisiones importantes de las reuniones, recibir visitantes extranjeros, importar literatura religiosa, comprar y operar motores vehículos y construcción, reparación o compra de lugares de culto. Los grupos que no se registran enfrentan sanciones que van desde multas hasta el cierre de sus organizaciones.

La ley regula el registro de “iglesias en casas” (residencias privadas utilizadas como lugares de culto). Según CSW, la directiva establece que dos iglesias en casas de la misma denominación pueden no existir a menos de dos kilómetros (1.2 millas) una de otra e información detallada, incluyendo el número de fieles, fechas y horas de los servicios, y los nombres y edades de todos los habitantes de la casa donde se llevan a cabo los servicios deben ser proporcionados a las autoridades. La ley establece que si se otorga la autorización, las autoridades supervisarán el funcionamiento de las reuniones; pueden suspender las reuniones en la casa durante un año o más si encuentran que los requisitos no se cumplen. Si un individuo registra una queja contra una iglesia, la iglesia puede cerrarse permanentemente y los miembros pueden ser encarcelados. Los extranjeros deben obtener permiso antes de asistir al servicio en una iglesia en casa; los extranjeros no pueden asistir a iglesias en casas en algunas regiones. Cualquier violación resultará en multas y el cierre de la iglesia de la casa.

La constitución establece: “Los trabajadores, tanto manuales como intelectuales, ejercen los derechos de reunión, manifestación y asociación; campesinos mujer; estudiantes y otros sectores de la gente trabajadora “, pero no aborda explícitamente la asociación religiosa. La constitución prohíbe la discriminación basada en la religión; sin embargo, en la práctica, el gobierno no permite el ejercicio sin trabas de estos derechos.

El servicio militar es obligatorio para todos los hombres, y no existen disposiciones legales que eximan a los objetores de conciencia del servicio por razones religiosas.

El país firmó el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos en 2008 pero no lo ratificó. El gobierno señala: “Con respecto al alcance y la implementación de algunas de las disposiciones de este instrumento internacional, Cuba hará las reservas o declaraciones interpretativas que considere apropiadas”.

PRÁCTICAS GUBERNAMENTALES

Muchos grupos religiosos dijeron que a pesar de las disposiciones constitucionales que prevén la libertad de conciencia y religión y prohíben la discriminación basada en la religión, el gobierno utilizó amenazas, detenciones y otras tácticas coercitivas para restringir ciertas actividades de grupos religiosos y líderes y aplicó la ley de manera arbitraria y De manera caprichosa. Según un conocido activista de derechos humanos, el activista cristiano de derechos humanos Mitzael Díaz Paseiro, en prisión desde noviembre de 2017, organizó una huelga de hambre en julio y agosto, exigiendo sus derechos como preso político y protestando por la represión y el hostigamiento de su familia. Según Radio Television Marti, el 20 de septiembre, la policía arrestó a su esposa, Ariadna López Roque, también activista política, en Santa Clara por manifestarse públicamente contra el gobierno, llamando al gobierno a respetar la libertad de conciencia en el borrador de la constitución, y quemar Una copia del proyecto de constitución. La policía la detuvo durante cinco días. El 28 de noviembre de 2017, Díaz Paseiro fue sentenciado a 3.5 años de prisión por “peligrosidad pre-criminal”.

Según CSW y otras fuentes, el 28 de febrero, la policía arrestó y detuvo a Leonardo Rodríguez Alonso, coordinador regional en Santa Clara del Instituto Patmos, una organización de defensa de la libertad religiosa. Según CSW, la Unidad Provincial de Investigaciones en Santa Clara lo retuvo sin cargos y lo liberó el 2 de marzo. CSW informó que Rodríguez Alonso regresaba a su casa en Santa Clara desde la ciudad de Caibarien, donde se reunió con defensores de derechos humanos para discutir cómo responder a una serie de violaciones a la libertad religiosa que afectan a iglesias apostólicas no afiliadas y no afiliadas en las áreas central y oriental del país. Rodríguez Alonzo dijo que el oficial de policía Erik Francis Aquino Yera le notificó que el gobierno no le permitiría viajar a Ginebra para denunciar la falta de libertad religiosa en el país. Según CSW, el reverendo Mario Félix Lleonart Barroso, fundador del Instituto Patmos, dijo que Aquino Yera dijo a los miembros de la familia de Rodríguez que el gobierno consideraba al Instituto Patmos como una organización contrarrevolucionaria.

Según el informe anual de CSW, a fines de julio agentes de seguridad nacionales y locales amenazaron a un pastor con desalojo y prisión porque había distribuido panfletos relacionados con la campaña del gobierno para adoptar una nueva constitución. Las autoridades previamente le negaron al mismo pastor permiso para viajar al extranjero.

La policía continuó con sus repetidos ataques físicos contra miembros de las Damas de Blanco, una organización de defensa de los derechos, en camino a la misa, según lo informado por CSW y la agencia de servicios de noticias EFE, Marti Noticias y Diario de Cuba. Los miembros del grupo suelen asistir a misa y luego se reúnen para protestar por los abusos contra los derechos humanos del gobierno. A lo largo del año, Berta Soler Fernández, líder del grupo, informó arrestos regulares y detenciones cortas para miembros de Damas de Blanco cuando intentaban reunirse los domingos. La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) informó 224 arrestos arbitrarios de personas en septiembre, más de la mitad de los cuales eran mujeres, en su mayoría miembros de Damas de Blanco. Según CCDHRN, la policía arrestó brevemente a Berta Soler Fernández, líder del grupo, el 30 de septiembre. CCDHRN también declaró que la policía acosó y fue físicamente agresiva hacia las personas que no fueron detenidas.

Según el informe anual de la CSW, los presos, incluidos los presos políticos, informaron que las autoridades negaron el derecho a visitas pastorales y el derecho a reunirse con otros presos para adorar, orar y estudiar. CSW declaró que muchos también informaron que las autoridades confiscaron repetidamente Biblias y otra literatura religiosa, a veces como castigo y otras sin razón aparente. Según CSW, las autoridades penitenciarias impidieron que Eduardo Cardet, a quien Amnistía Internacional identificó como “preso de conciencia”, recibiera visitas de un pastor y confiscó su Biblia como castigo en diferentes momentos durante todo el año.

Según CSW, en febrero las autoridades bloquearon físicamente al pastor Barbaro Guevara para que no visitara a Ariadna López Roque en su casa mientras estaba en huelga de hambre para protestar por cómo las autoridades de la prisión trataban a su esposo Mitzael Díaz Paseiro.

A pesar del requisito legal de que todos los hombres realicen el servicio militar, las autoridades permitieron a los objetores de conciencia realizar el servicio alternativo.

Varios grupos religiosos, incluidos los Testigos de Jehová y La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, continuaron esperando una decisión del Ministerio de Justicia sobre las solicitudes pendientes de registro oficial, algunas que datan de 1994. Estos grupos informaron que tenían que buscar permiso de las autoridades para realizar actividades religiosas, celebrar reuniones, recibir visitantes extranjeros, realizar renovaciones sustanciales en sus instalaciones y enviar representantes al extranjero. También dijeron que la seguridad del estado continuó monitoreando sus movimientos, llamadas telefónicas, visitas y reuniones religiosas. Según CSW, el pastor bautista de Berean, Daniel Josué Pérez Naranjo, con sede en la provincia de Las Tunas, ha estado esperando la reinscripción de su denominación desde que presentó la solicitud en 1997.

Según representantes de varias organizaciones religiosas que habían solicitado sin éxito el registro legal, el gobierno continuó interpretando la ley de asociaciones como un medio para que la ORA y el Ministerio de Justicia rechazaran el registro de ciertos grupos religiosos. Si el MOJ decidió que un grupo estaba duplicando las actividades u objetivos de otro, denegó el registro y aconsejó a las iglesias apostólicas que se unieran a otras iglesias registradas. En algunos casos, el Ministerio de Justicia retrasó la solicitud de registro o citó el cambio de leyes como una razón por la cual no se había aprobado una solicitud. Hacia el final del año, los funcionarios del Ministerio de Justicia notificaron a la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que, según el borrador de la constitución, debería poder registrarse legalmente como una entidad religiosa reconocida, pero al final del año no pudo hacerlo. asi que.

Según EchoCuba, la ORA aprobó algunas solicitudes de registro, pero tomó hasta dos o tres años desde la fecha de la solicitud. Otras solicitudes no recibieron respuesta o fueron denegadas sin explicación, mientras que algunos grupos continuaron esperando hasta 25 años para recibir una respuesta. EchoCuba dijo que las iglesias apostólicas repetidamente rechazaron sus intentos de registrarse, lo que obligó a estas iglesias a operar sin estatus legal.

En octubre, los líderes de las iglesias apostólicas, incluidos Bernardo de Quesada, Alain Toledanos y Marco Antonio Perdomo, emitieron una declaración oficial en nombre de los grupos no registrados, que dijeron que “en la práctica están discriminados”, instando al gobierno a establecer un nuevo estatuto que defina formalmente y otorgar el derecho y establecer procedimientos para el registro legal de organizaciones religiosas por parte del MOJ. La ORA y el Ministerio de Justicia no anunciaron ningún progreso en la revisión de la ley de asociaciones, anunciada en agosto de 2017.

En marzo, la Iglesia Nueva Apostólica, no afiliada a las muchas iglesias apostólicas poco afiliadas, se registró en el MOJ.

Según el informe anual de CSW, las autoridades continuaron confiando en dos resoluciones gubernamentales de 2005 para imponer restricciones complicadas y represivas a las iglesias en las casas. Los grupos religiosos dijeron que el gobierno aplicó estas leyes de manera arbitraria y algunas veces las usó para atacar iglesias o grupos religiosos específicos.

Según los miembros de las denominaciones protestantes, algunos grupos todavía podían registrar solo un pequeño porcentaje de iglesias en casas en casas particulares; sin embargo, algunas iglesias en casas no registradas aún podrían operar con poca o ninguna interferencia del gobierno. Según un informe de EchoCuba, varios líderes religiosos, particularmente aquellos de iglesias en casas más pequeñas e independientes o comunidades de la santería, expresaron su preocupación de que el gobierno fuera menos tolerante con los grupos que dependían de lugares informales, incluidas residencias privadas y otros espacios privados de reunión, para practicar sus creencias. Dijeron que el gobierno los supervisó y, a veces, les impidió celebrar reuniones religiosas en sus espacios. CSW dijo en otros casos que el gobierno y los funcionarios del Partido Comunista de Cuba hostigaron a líderes de iglesias en casas y propietarios de hogares donde se reunían iglesias en casas. Muchos líderes de iglesias en casas también informaron visitas frecuentes de agentes de seguridad del estado o funcionarios del Partido Comunista de Cuba. Algunos informaron advertencias de los agentes y funcionarios de que la educación de sus hijos, o su propio empleo, podría verse “amenazada” si los líderes de la iglesia en casa continuaran con sus actividades.

Según CSW, en marzo Bernardo de Quesada dijo que los funcionarios del gobierno en Camagüey interrumpieron los estudios bíblicos realizados en casas particulares e intentaron intimidar a los propietarios para que detuvieran sus actividades religiosas. De Quesada dijo que los inspectores del gobierno del Departamento de Planificación Física también intentaron ingresar a la propiedad de su familia, donde se reúne su iglesia, mientras él estaba en el extranjero. Según el informe anual de CSW, en agosto un funcionario del gobierno visitó varias iglesias en casas asociadas con un pastor en el centro de Cuba y presionó a los propietarios para que dejaran de usar sus hogares para actividades religiosas. El funcionario amenazó a una propietaria, una anciana, con cargos penales si más de 10 personas se reunían en su casa en cualquier momento.

Según el informe anual de la CSW, en febrero dos funcionarios del Ministerio de Justicia participaron en una reunión de oración en una iglesia en casa no registrada e intentaron intimidar a aproximadamente 50 personas, principalmente adolescentes y niños. Al mismo tiempo, la policía estacionó tres autos afuera de la propiedad. La misma semana, agentes de seguridad visitaron la propiedad, exigieron documentos a los propietarios y los presionaron para que dejaran de organizar reuniones de oración en su hogar.

Según una ONG, en mayo un funcionario de la Dirección Provincial de Planificación Física ingresó a un rancho para entregar una citación e investigar una iglesia que se reúne en la propiedad. Amenazó con demoler el edificio y prohibir que la iglesia se reúna dentro de la propiedad. Según se informa, en octubre otro pastor fue multado y el funcionario amenazó con demoler su casa por realizar servicios religiosos en su hogar.

Según el informe anual de la CSW, los informes de hostigamiento de líderes religiosos aumentaron en paralelo con la franqueza de las iglesias con respecto al borrador de la constitución. Una coalición de iglesias evangélicas protestantes, iglesias apostólicas y la Iglesia católica continuó solicitando que el gobierno, particularmente durante el proceso de consulta de la reforma constitucional, aprobara reformas para facilitar el registro de grupos religiosos, legalizar la propiedad de la propiedad de la iglesia por ciertos grupos y permitir construcción de nuevas iglesias. En septiembre, la AG, la Iglesia Metodista, las Convenciones Bautistas Occidentales y Orientales, la Liga Evangélica y otras iglesias protestantes pentecostales y evangélicas (que representan aproximadamente 405,000 miembros en total) entregaron una petición conjunta al gobierno titulada “Propuesta de modificaciones de algunos artículos del borrador de la Constitución “. La petición exigía la restitución de la libertad de conciencia y de los derechos individuales y colectivos para manifestar las propias religiones y creencias, tanto en privado como en público.

La AG informó que la ORA se opuso a la recolección de firmas de la AG en apoyo de su campaña para oponerse a algunos aspectos del proyecto de constitución e informó que el gobierno presionó a los líderes y partidarios de la AG para que se abstuvieran de firmar la petición. El AG declaró que las autoridades le habían advertido que “estaba prohibido recolectar firmas”. La Conferencia de Obispos Católicos (CCB) informó que no hubo reacción del gobierno a su carta sobre el borrador de constitución emitido el 24 de octubre que pedía a los creyentes y no creyentes que expresen libremente sus opiniones políticas. durante el proceso de consulta nacional sobre reforma constitucional.

Según el informe anual de la CSW, en febrero, un líder religioso que había organizado un evento evangélico de denominación cruzada huyó del país después de que los funcionarios de seguridad del estado amenazaron con acusarlo de “actuar contra la independencia o la integridad territorial del Estado”, que conlleva una sentencia de 10 a 20 años de prisión bajo el código penal.

Según el informe anual de la CSW, los líderes cristianos de todas las denominaciones dijeron que había escasez de Biblias y otra literatura religiosa, principalmente en las zonas rurales. Algunos líderes religiosos continuaron informando sobre los obstáculos del gobierno que les impedían importar materiales religiosos y bienes donados, incluidos desafíos burocráticos y restricciones arbitrarias, como reglas inconsistentes en computadoras y dispositivos electrónicos. En algunos casos, el gobierno retuvo materiales religiosos o los bloqueó por completo. Varios grupos, sin embargo, dijeron que continuaron importando grandes cantidades de Biblias, libros, ropa y otros bienes donados. La Iglesia Católica y varios representantes de grupos religiosos protestantes dijeron que continuaron manteniendo pequeñas bibliotecas, imprimiendo publicaciones periódicas y otra información, y operando sus propios sitios web con poca o ninguna censura formal. La Iglesia Católica continuó publicando publicaciones periódicas y organizando foros regulares en el Centro Varela que a veces criticaban las políticas sociales y económicas oficiales.

Para fines de año, el gobierno no había otorgado las solicitudes públicas del CCB para permitir que la Iglesia Católica reabra las escuelas religiosas y tenga acceso abierto a la transmisión por televisión y radio. La ORA continuó permitiendo que el CCB presentara una transmisión de radio mensual de 20 minutos, lo que permitió que los mensajes del consejo se escucharan en todo el país. Ninguna otra iglesia tuvo acceso a los medios de comunicación, todos de propiedad estatal. Varios líderes religiosos continuaron protestando por la restricción del gobierno a la transmisión de servicios religiosos por radio o televisión.

Según el informe anual de CSW, el gobierno continuó imponiendo severas restricciones a la construcción de nuevos edificios de la iglesia. Todas las solicitudes, incluso para reparaciones menores de edificios, deben ser aprobadas por la ORA, que otorgó permisos de acuerdo con el nivel percibido de apoyo o cooperación de la asociación que invita con el gobierno. Según un informe de EchoCuba, la dificultad de obtener la aprobación para construir nuevas iglesias, junto con el hecho de que seguía siendo ilegal organizar actividades religiosas en edificios no registrados para uso religioso, significaba que muchas comunidades no tenían un lugar legal para reunirse para los servicios de la iglesia. Según el informe, esta situación afectó particularmente a los fieles en las zonas rurales más remotas. Miembros de la AG dijeron que el gobierno les impidió expandir sus lugares de culto, incluida la construcción. En cambio, declararon, el gobierno amenazó con desmantelar o expropiar algunas de sus iglesias porque tenían servicios ilegales. La Iglesia Bautista Berea, cuya solicitud de registro ha estado pendiente desde 1997, no ha podido reparar los edificios de la iglesia existentes porque, como grupo no registrado, no podía solicitar los permisos necesarios.

Según fuentes de los medios, se completó la construcción de la Iglesia Católica del Sagrado Corazón de Jesús en Sandino, Pinar del Río, la primera nueva iglesia católica del país desde 1959. La iglesia era una de las tres nuevas iglesias católicas que el gobierno autorizó como parte de su acuerdo con el Vaticano. La Iglesia Católica de San Lorenzo en Tampa, Florida, financió la construcción de la iglesia.

Según EchoCuba, el gobierno continuó aplicando su sistema de recompensar a las iglesias que eran obedientes y simpatizaban con los “valores e ideales revolucionarios” y penalizaba a los que no lo eran. Del mismo modo, el gobierno continuó premiando a los líderes religiosos que cooperaron con el gobierno y amenazó con la revocación de esos derechos para los líderes religiosos no cooperativos. EchoCuba informó que, a cambio de su cooperación con el gobierno, los miembros de CCC continuaron recibiendo beneficios que otras iglesias no miembros no siempre recibían, incluidos permisos de construcción, donaciones internacionales de ropa y medicamentos y visas de salida para que los pastores viajen al extranjero. EchoCuba dijo que las iglesias y denominaciones individuales o grupos religiosos también experimentaron diferentes niveles de consideración por parte del gobierno dependiendo del liderazgo de esos grupos y su relación con el gobierno.

Según EchoCuba, el gobierno continuó señalando a los grupos religiosos críticos con el gobierno, como el Movimiento Apostólico no registrado, por persecución particularmente severa, destrucción de sus iglesias, confiscación de propiedades y prohibición de los viajes de sus pastores. En contraste, el gobierno permitió que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, también no registrada, operara con poca intervención porque la Iglesia continuó manteniendo una relación cercana con el gobierno y no cuestionó las leyes del país. Algunos líderes religiosos dijeron que el gobierno continuó otorgando permisos para comprar propiedades para su uso como iglesias en casas, incluso en algunos casos cuando el titular de la propiedad no planeaba vivir allí. Otros grupos religiosos dijeron que obtener permiso para la compra o construcción de nuevos edificios seguía siendo difícil, si no imposible.

Según el informe anual de la CSW, varios casos de confiscación arbitraria de bienes eclesiásticos quedaron sin resolver, incluida la tierra propiedad de la Convención Bautista Occidental que el gobierno confiscó ilegalmente en 2012 y luego entregó a dos compañías gubernamentales. El informe decía que muchos creían que el acto era una represalia por la negativa de la Convención a aceptar varias demandas de la ORA para reestructurar su gobierno interno y expulsar a varios pastores designados por la ORA. Una denominación informó que el Ministerio de Vivienda no produciría las escrituras de sus edificios, que debían proceder con el proceso de recuperación de propiedades. El ministerio declaró que los hechos se habían perdido. La Iglesia Metodista de Cuba dijo que continuó luchando por recuperar propiedades confiscadas por el gobierno, incluido un teatro adyacente a la iglesia metodista en Marianao, La Habana. Según el informe, la Iglesia Metodista presentó toda la documentación para recuperar el edificio y los funcionarios del gobierno les dijeron que el caso de la Iglesia era válido; sin embargo, el gobierno no tomó medidas durante el año.

El gobierno continuó impidiendo que los grupos religiosos establecieran escuelas acreditadas, pero no interfirió con los esfuerzos de algunos grupos religiosos para operar seminarios, centros de capacitación interreligiosos, programas antes y después de la escuela, programas de cuidado de ancianos, retiros de fin de semana, talleres para estudiantes de primaria y secundaria. y programas de educación superior. La Iglesia Católica continuó ofreciendo cursos que conducen a una licenciatura y maestría a través de socios extranjeros. Varias comunidades protestantes continuaron ofreciendo títulos de licenciatura o maestría en teología, humanidades y temas relacionados a través del aprendizaje a distancia; sin embargo, el gobierno no reconoció estos grados.

De acuerdo con el Informe Anual de CSW, algunos seminarios no acreditados, especialmente aquellos afiliados a denominaciones registradas que no son CCC, informaron interferencia del gobierno en sus actividades, incluidas las frecuentes amenazas de desalojo realizadas por funcionarios del Ministerio de Vivienda y otros inspectores del gobierno, que a menudo fueron seguidas de citas y multas gravosas. También dijeron que los agentes de seguridad del estado se hacían pasar regularmente por estudiantes en un intento de infiltrarse en los seminarios.

Los líderes de los testigos de Jehová continuaron declarando que consideraban que los requisitos para la admisión a la universidad y el curso de estudio eran incompatibles con las creencias del grupo, ya que su religión les prohibía participar en la política.

Algunos líderes religiosos dijeron que el gobierno continuó restringiendo su capacidad de recibir donaciones del extranjero, citando una medida que prohíbe a las iglesias y grupos religiosos usar las cuentas bancarias de las personas para sus organizaciones y que requiere que las cuentas individuales se consoliden en una por denominación u organización.

Sección III Estado del respeto social por la libertad religiosa

La Comunidad de Sant’Egidio, reconocida por la Iglesia Católica como una “asociación pública laica de la Iglesia”, volvió a celebrar una reunión interreligiosa – “Puentes de la paz” – en La Habana del 12 al 14 de octubre para promover el compromiso interreligioso, la tolerancia y los esfuerzos conjuntos. hacia la paz Líderes de diferentes grupos religiosos en el país y participantes de 25 países asistieron a la reunión, que se centró en la importancia de la convivencia interreligiosa pacífica.

Sección IV Política y compromiso del gobierno de EE. UU.

Los funcionarios de la embajada de EE. UU. Continuaron reuniéndose con funcionarios de la ORA y plantearon preocupaciones sobre la capacidad de las iglesias no registradas para obtener el estatus oficial y practicar su religión. Los funcionarios de la ORA continuaron manifestando su interés en un mayor compromiso con los grupos religiosos de EE. UU. Y sus homólogos del gobierno de EE. UU. En las redes sociales y otras declaraciones públicas, el gobierno de EE. UU. Siguió exhortando al gobierno a respetar las libertades fundamentales de sus ciudadanos, incluida la libertad de religión y expresión.

Los funcionarios de la embajada se reunieron con el jefe de la CCC y discutieron las preocupaciones que enfrentaron las iglesias no registradas para obtener el estatus oficial.

Los funcionarios de la embajada continuaron reuniéndose con una variedad de grupos religiosos, incluidos protestantes, judíos, testigos de Jehová, musulmanes y católicos, para discutir los principales problemas de libertad y tolerancia religiosa que afectan a cada grupo, incluida la libertad de reunión, expansión de la iglesia, acceso al estado propios y su capacidad para abrir escuelas religiosas privadas. El compromiso de la embajada con grupos religiosos más pequeños bajo la presión del gobierno fue menos frecuente que en 2017 debido a la reducción de personal de la embajada.

El compromiso de la embajada incluyó facilitar los intercambios entre las delegaciones religiosas y los grupos religiosos visitantes, incluidos los representantes visitantes de organizaciones religiosas estadounidenses de California, Georgia, Kentucky, Luisiana, Carolina del Norte y del Sur, y otros estados e instituciones locales. Los grupos a menudo discutieron los desafíos de la vida cotidiana en el país, incluida la obtención del permiso del gobierno para ciertas actividades, y éxitos como lazos más estrechos entre las iglesias cubanas y estadounidenses y un aumento en los viajes de ida y vuelta entre las congregaciones cubanas y estadounidenses.

Click aquí para el informe original.

Imagen de portada|cw.usconsulate.gov

Ayudemos a Hato Mayor

Cientos de familias fueron víctimas del Huracán Isaías y lo perdieron todo.

Tu Donación puede hacer la diferencia.

Ayudemos a Hato Mayor
Hasta aquí nos ha ayudado el Señor (1 Sam. 7:12).
CzechEnglishFrenchSpanish

Outlook Mission

error: COPYRIGHT © 2020 OUTLOOK MISSION. A DIVISION OF RUDDY CARRERA MINISTRIES. ALL RIGHTS RESERVED.
%d bloggers like this:
Outlook Mission

FREE
VIEW