Informe 2018 sobre Libertad Religiosa Internacional: Honduras

Resumen Ejecutivo

La constitución prevé el libre ejercicio de todas las religiones; sin embargo, el gobierno reconoce oficialmente solo a la Iglesia Católica Romana. Clasifica a todos los otros grupos religiosos como organizaciones no gubernamentales (ONG) o como organizaciones religiosas no registradas, de acuerdo con menos derechos y privilegios que la Iglesia Católica. El 21 de noviembre, el presidente del Congreso Nacional, Mauricio Oliva, presentó una legislación para enmendar el artículo de la constitución que prohíbe a los líderes religiosos postularse para un cargo electo. Los grupos religiosos y los políticos manifestaron reacciones encontradas a la reforma propuesta. En mayo, un congresista del Partido Nacional presentó una moción ante el congreso para permitir la lectura de la Biblia en las escuelas primarias y secundarias. Diversos grupos de fe se manifestaron en contra de la moción, afirmando que leer la Biblia violaría las disposiciones constitucionales de que la educación debería proporcionarse a la sociedad sin discriminación de ningún tipo. Los grupos religiosos no católicos dijeron nuevamente que el gobierno continuó imponiendo impuestos sobre la renta sobre los salarios de los clérigos no católicos y gravando los materiales religiosos no católicos recibidos del extranjero. Algunos sectores de la sociedad se opusieron nuevamente al activismo político de ciertos grupos religiosos y a los estrechos vínculos del gobierno con los grupos evangélicos protestantes y la Iglesia Católica, incluso a través de oraciones en eventos oficiales. Los adventistas del séptimo día todavía declararon que algunas instituciones educativas públicas no respetaban su observancia religiosa los sábados. Los testigos de Jehová continuaron declarando que ciertas instituciones educativas públicas les exigían saludar la bandera nacional y cantar el himno nacional, actividades contrarias a su fe.

En junio, los medios informaron que dos asaltantes desconocidos mataron a un pastor en el Departamento de Santa Bárbara. La Comunidad Evangélica de Honduras (CEH) informó dos ataques casi fatales contra líderes de la iglesia local. No estaba claro si se trataba de asesinatos relacionados con pandillas; las investigaciones policiales continuaron al finalizar el año. Algunas organizaciones religiosas continuaron declarando que los líderes religiosos eran más vulnerables a la violencia social, incluida la extorsión y las amenazas, debido a sus posiciones prominentes en la sociedad y su presencia y trabajo continuos en áreas con mínima presencia estatal. La CEH informó sobre la extorsión generalizada de líderes de la iglesia y miembros de la congregación. Si bien afirmó que, a diferencia de años anteriores, no había registrado asesinatos de pastores o líderes de la iglesia, la CEH observó un aumento en las amenazas contra pastores y líderes de la iglesia ubicados en áreas conocidas por actividades de pandillas o narcotráfico. La Arquidiócesis de Tegucigalpa no registró ningún asesinato de funcionarios de la iglesia; sin embargo, los medios locales notaron asesinatos de pastores protestantes durante el año.

En abril, el gobierno de los EE. UU. Lanzó un nuevo programa para apoyar a las organizaciones de la sociedad civil, incluidas las organizaciones religiosas, para operar libremente y apoyar su derecho de asociación y libertad de expresión; El programa evaluará y apoyará la transparencia en el proceso de registro de las ONG. Los funcionarios de la embajada se involucraron con líderes religiosos y otros miembros de una amplia gama de comunidades religiosas con respecto a la violencia social y sus preocupaciones con respecto a los tratos del gobierno con los grupos religiosos en el país, incluida la observancia religiosa en la escuela y el reconocimiento legal de las organizaciones religiosas.

Sección I. Demografía religiosa

El gobierno de los EE. UU. Estima la población total en 9,2 millones (estimación de julio de 2018). La Iglesia Católica Romana estima que 63-65 por ciento de la población es católica. Según una encuesta de 2016 realizada por una empresa local de investigación de mercado y opinión pública, el 48 por ciento de los encuestados se autoidentificaron como protestantes evangélicos, el 41 por ciento como católicos romanos, el 3 por ciento como otros y el 8 por ciento como no afiliados.

En la encuesta de opinión pública regional Latinobarómetro de 2015, el 43.6 por ciento de los encuestados se identificó como católico, el 42.1 por ciento como protestante evangélico, el 1.8 por ciento como otro y el 12.4 por ciento como no afiliado. Otros grupos religiosos, con su número declarado de adherentes, incluyen los adventistas del séptimo día (146,000) y los testigos de Jehová (23,100). Otros grupos religiosos que en conjunto constituyen menos del 5 por ciento de la población incluyen La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (Iglesia de Jesucristo), Episcopales, Luteranos, Iglesia Católica Ortodoxa Ortodoxa de Antioquia, musulmanes, judíos, bahaíes, evangélicos Iglesia de Moravia, y varios grupos anabautistas y menonitas. Las iglesias evangélicas protestantes incluyen la Iglesia de Dios, las Asambleas de Dios, la Iglesia de la Vida Abundante, la Iglesia del Amor Viviente, el Centro Cristiano Internacional y varias iglesias de la Gran Comisión. Varias iglesias evangélicas protestantes no tienen afiliación denominacional. La Iglesia de Moravia tiene una amplia presencia en la región de La Mosquitia, en la parte oriental del país. Algunos grupos indígenas y afrohondureños practican las religiones africanas y amerindias o incorporan elementos del cristianismo, las religiones africanas y amerindias en las prácticas y creencias religiosas sincretistas.

Según un representante de la comunidad musulmana, la comunidad tiene más de 3,100 miembros, de los cuales el 90 por ciento son conversos. La comunidad católica apostólica ortodoxa antioqueña cuenta con casi 1.800 miembros. La comunidad judía afirma que tiene aproximadamente 250 miembros.

Sección II Estado del respeto del gobierno por la libertad religiosa MARCO LEGAL

La constitución prevé el ejercicio libre de todas las religiones siempre que ese ejercicio no contravenga otras leyes o el orden público. Un artículo de la constitución prohíbe a los líderes religiosos ocupar cargos públicos o hacer declaraciones políticas. La ley distingue entre organizaciones religiosas legalmente reconocidas, organizaciones religiosas registradas como ONG y organizaciones religiosas no registradas. El gobierno no exige que los grupos religiosos se registren. Por ley, solo la legislatura tiene la autoridad para conferir el estatus de grupo legalmente reconocido; solo la Iglesia Católica Romana ha recibido tal reconocimiento. Los reconocidos por la ley reciben beneficios tales como el estado exento de impuestos para los salarios del personal y los materiales de la iglesia.

Las organizaciones religiosas no reconocidas individualmente por la ley pueden registrarse como ONG. El gobierno no distingue significativamente entre ONG religiosas y no religiosas. Para registrarse como una ONG, las organizaciones deben tener una junta directiva y personalidad jurídica (que sea una entidad legal). Las asociaciones que buscan personalidad jurídica deben presentar una solicitud a la Secretaría de Gobierno, Justicia y Descentralización describiendo su organización interna, estatutos y objetivos. La Oficina del Procurador General revisa las solicitudes de personalidad jurídica y emite una opinión constitucional. Las organizaciones aprobadas deben presentar informes financieros y de actividad anuales al gobierno para permanecer registrados. Pueden solicitar al Ministerio de Finanzas recibir beneficios tales como exenciones de impuestos y exenciones de aranceles aduaneros. Las organizaciones religiosas no registradas no pueden obtener un estado exento de impuestos u otros beneficios.

La constitución establece que la educación pública es laica y permite el establecimiento de escuelas privadas, incluidas las escuelas dirigidas por organizaciones religiosas. Las escuelas públicas no enseñan religión; sin embargo, las escuelas privadas pueden incluir la religión como parte del plan de estudios. Varias organizaciones religiosas dirigen escuelas, incluidas la Iglesia Católica Romana, las Adventistas del Séptimo Día y las iglesias evangélicas protestantes. Los padres tienen derecho a elegir el tipo de educación que reciben sus hijos, incluida la educación religiosa. El gobierno dicta un currículo mínimo estandarizado para todas las escuelas. Algunas escuelas privadas afiliadas a la religión requieren la participación en eventos religiosos para graduarse.

El gobierno es parte en la Convención Iberoamericana sobre los Derechos de los Jóvenes, que reconoce el derecho a la objeción de conciencia al servicio militar obligatorio.

El gobierno exige que los misioneros extranjeros obtengan permisos de entrada y residencia, y ordena a una institución local o individuo que patrocine la solicitud de residencia de un misionero y la presente a las autoridades de inmigración. El gobierno tiene acuerdos con la CEH, la Iglesia de Jesucristo y los adventistas del séptimo día, entre otros, para facilitar los permisos de entrada y residencia para sus misioneros. Los grupos con los cuales el gobierno no tiene acuerdos escritos deben proporcionar prueba de empleo e ingresos para sus misioneros.

Los trabajadores religiosos extranjeros pueden solicitar la residencia por hasta cinco años. Para renovar sus permisos de residencia, los trabajadores religiosos deben presentar prueba de empleo continuo con el grupo religioso patrocinador al menos 30 días antes de que expire su residencia. La ley prohíbe la inmigración de misioneros extranjeros que practican religiones que usan brujería o rituales satánicos, y permite la deportación de extranjeros que practican brujería o “fraude religioso”. De acuerdo con la ley de inmigración, las personas que “ejercen fraudulentamente su profesión [religiosa] u oficina, o cometer fraude contra la salud o las creencias religiosas de los ciudadanos del país, o el patrimonio nacional “, pueden ser multados o enfrentar otras consecuencias legales.

El código penal protege al clero autorizado para operar en el país de que el tribunal o la Oficina del Fiscal General le exijan que testifique sobre información privilegiada obtenida de forma confidencial durante una confesión religiosa. La ley no exige que los vicarios, los obispos y los arzobispos de la Iglesia Católica Romana y los individuos de otros grupos religiosos legalmente reconocidos comparativamente comparezcan en la corte si son citados. Sin embargo, están obligados a hacer una declaración en un lugar de su elección.

Las regulaciones oficiales para el sistema penal establecen que los centros penitenciarios garantizan el libre ejercicio de la religión sin preferencia por una religión específica, siempre que el culto no sea contra la ley o el orden público.

Los funcionarios religiosos enfrentan multas de 50,000-100,000 lempiras ($ 2,000- $ 4,000) y prohibiciones legales de realizar deberes religiosos durante cuatro a seis años si realizan un matrimonio sin una licencia de matrimonio civil.

El país es parte en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

PRACTICAS GUBERNAMENTALES

El 21 de noviembre, el presidente del Congreso Nacional, Oliva, presentó una legislación para enmendar el artículo de la constitución que prohíbe a los líderes religiosos postularse para un cargo electo. Los grupos religiosos y los políticos declararon reacciones encontradas a la reforma propuesta; Un representante del Congreso dijo que el país era un estado secular y que no debía mezclar la religión con la política, mientras que varios pastores evangélicos protestantes apoyaron la reforma. La discusión de la ley continuó hasta el final del año.

El 10 de mayo, el congresista del Partido Nacional, Tomás Zambrano, presentó una moción ante el Congreso para permitir la lectura de la Biblia en las escuelas primarias y secundarias. Representantes de varios grupos religiosos, incluidos el Foro Inter-Eclesiástico, las comunidades musulmana, de la Iglesia de Jesucristo y Adventista del Séptimo Día, expresaron su preocupación por la moción, señalando que violaría los preceptos constitucionales que garantizan la educación secular. En mayo se produjeron protestas fuera del edificio del Congreso y en las escuelas contra la moción. El 16 de mayo, la Asociación de Libertad de Pensamiento presentó una demanda constitucional contra la moción; sin embargo, el tribunal dictaminó el 18 de junio que no admitiría el desafío porque la moción no había avanzado en el Congreso para ese momento. El Congreso no había considerado la moción al final del año.

Algunas organizaciones religiosas, incluido el Foro Inter-Eclesiástico, una ONG interreligiosa que representa a más de 90 grupos religiosos y de la sociedad civil, nuevamente criticaron lo que dijeron que era la preferencia del gobierno por la Iglesia Católica y por los grupos religiosos pertenecientes a la organización evangélica protestante CEH. El foro, que no incluía iglesias protestantes católicas ni evangélicas afiliadas a la CEH, criticó el reconocimiento legal de los grupos religiosos no católicos como ONG o como organizaciones religiosas no registradas, lo que, según ellos, les otorgó menos derechos y privilegios que a la Iglesia Católica. Los grupos también continuaron objetando la aplicación existente de un conjunto uniforme de reglas de registro para todas las organizaciones sin fines de lucro, incluidos todos los grupos religiosos no católicos. Los grupos no católicos nuevamente dijeron que el gobierno debería reconocerlos como grupos religiosos en lugar de ONG. El Foro Inter-Eclesiástico nuevamente declaró que el gobierno habitualmente invitaba a líderes protestantes católicos y evangélicos, pero no a representantes de otros grupos religiosos, para dirigir oraciones en eventos gubernamentales y participar en funciones oficiales, comités y otras actividades conjuntas de gobierno y sociedad civil. Además, los grupos religiosos no católicos continuaron criticando al gobierno por no reconocerlos como iglesias y por su incapacidad para recibir beneficios, incluidas exenciones de impuestos para los salarios del clero y materiales religiosos importados. El Foro Inter-Eclesiástico dijo que el marco legal y político actual discriminaba a todos los grupos religiosos no católicos, y destacaron que el gobierno proporcionaba beneficios exclusivos a la CEH, incluidas exenciones fiscales continuas y exenciones a las importaciones.

La oficina oficial de registro de ONG, la Unidad de Registro y Seguimiento de Organizaciones de la Sociedad Civil (URSAC), en el Ministerio de Gobernanza, Justicia y Descentralización recibió 186 solicitudes durante el año de asociaciones religiosas (235 en 2017). Durante el año, la URSAC registró 133 asociaciones religiosas en su sistema de registro, mientras que las solicitudes restantes estaban pendientes, esperando información adicional. La URSAC señaló que no negó ninguna solicitud de registro por parte de asociaciones religiosas durante el año.

Los líderes religiosos continuaron informando que algunos maestros en las escuelas públicas presionaron a los estudiantes para que participaran en los rituales religiosos de la fe de los maestros. Según el Foro Inter-Eclesiástico, un maestro y líder comunitario dirigió las oraciones de una manera específica en una escuela pública en Tegucigalpa. Cuando un estudiante se opuso, notando que rezaba de una manera diferente, el líder de la comunidad insistió en que el estudiante rezara de la manera en que el maestro realizaba las oraciones: de pie, en lugar de arrodillarse.

Los representantes de la Iglesia Adventista del Séptimo Día continuaron expresando preocupaciones con respecto a la libertad religiosa en las escuelas públicas y privadas, desde la primaria hasta el nivel universitario. Representantes adventistas del séptimo día dijeron que sus estudiantes enfrentaron problemas continuos para obtener permiso para estar ausentes de la clase o excusados ​​para tomar los exámenes los sábados por razones religiosas de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, la Universidad Nacional de Maestros. Los líderes religiosos también citaron violaciones en escuelas públicas en las ciudades de Santa Rita, departamento de Yoro; San Pedro Sula, Departamento de Cortes; Santa Bárbara, Departamento de Santa Bárbara; Santa Rosa de Copán, Departamento de Copán; y Lepaera, departamento de Lempira. Representantes de la Iglesia Adventista del Séptimo Día señalaron que la Corte Suprema aún no había abordado un desafío constitucional que los estudiantes adventistas presentaron en 2015 para reconocer su derecho a la libertad religiosa. Específicamente, los estudiantes buscaban alternativas a tomar clases o exámenes los sábados.

Una norma redactada en 2010 que requería que los testigos de Jehová cantaran el himno nacional, saludaran a la bandera nacional y participaran en otros eventos patrióticos aún permanecía en las directrices escolares de la Secretaría de Educación, a pesar de una decisión de 2014 del director legal de la secretaría de que la norma no era aplicable . Los representantes de los testigos de Jehová continuaron expresando su preocupación por el hecho de que los funcionarios de las escuelas públicas presionen a los testigos de Jehová para que participen en celebraciones públicas y otros eventos escolares contrarios a sus creencias, incluido el canto del himno nacional en la graduación.

Sección III Estado del respeto social por la libertad religiosa

La CEH informó que la mayoría de la violencia contra sus miembros se originó en organizaciones criminales, señalando que muchas de sus iglesias miembros estaban presentes en áreas de alta violencia con una mínima presencia estatal. Los medios informaron que dos asaltantes desconocidos mataron a golpes a un pastor evangélico en el departamento de Santa Bárbara en junio. La CEH citó dos ataques casi mortales durante el año, incluido un caso en el que miembros de pandillas le dispararon a un líder de la iglesia en su puerta en Tegucigalpa como una advertencia a su iglesia para que pague dinero por extorsión. En julio, un individuo desconocido le disparó a un pastor en su iglesia en el departamento de Ocotepeque. No estaba claro si estos asesinatos estaban vinculados a la actividad de pandillas; las investigaciones policiales continuaron al finalizar el año. CEH informó casos en los que las pandillas avisaron a familias enteras con 24 horas de anticipación para desalojar sus hogares. La CEH también informó sobre la extorsión generalizada de los líderes de la iglesia protestante y los miembros de la congregación. Si bien afirmó que, a diferencia de años anteriores, no había registrado asesinatos de pastores o líderes de la iglesia, la CEH señaló un aumento en las amenazas contra pastores y líderes de la iglesia ubicados en áreas conocidas por actividades de narcotráfico o pandillas. A pesar de los ataques, la CEH elogió los esfuerzos del gobierno para desmantelar las pandillas, señalando una disminución general en el nivel de violencia y el encarcelamiento de muchos líderes de pandillas. La Arquidiócesis Católica de Tegucigalpa comentó que sus sacerdotes y legos operaban efectivamente en todo el país y no registraron ningún asesinato de funcionarios de la iglesia.

El sacerdote jesuita Ismael “Padre Melo” Moreno Coto continuó informando públicamente que había recibido amenazas en múltiples ocasiones. Dijo que las amenazas se debieron a su gestión de Radio Progress, una estación de radio jesuita y una ONG, y porque se opuso al presidente Juan Orlando Hernández.

Algunas mujeres musulmanas continuaron informando que algunos bancos les pidieron que se quitaran sus hijabs cuando pasaban por la seguridad bancaria. Dijeron que generalmente podían resolver el problema después de explicar que la vestimenta era parte de su práctica religiosa. Algunos musulmanes dijeron que las oficinas del sector privado continuaron prohibiendo a las mujeres usar el hijab. Los representantes de la comunidad islámica dijeron que recibieron algunos mensajes despectivos en las redes sociales, pero enfatizaron que recibieron comentarios mucho más positivos y de apoyo que mensajes negativos. Los adventistas del séptimo día informaron de la continua negativa de ciertas instituciones privadas, incluidos los lugares de trabajo y las escuelas, a permitirles observar el sábado como un día de descanso.

El Foro Inter-Eclesiástico continuó sus esfuerzos para contrarrestar la intolerancia, la discriminación y la imposición de una religión sobre otras. La organización celebró tres congresos internacionales y más de 20 talleres durante el año. También informó que se relacionó regularmente con los medios tradicionales y en las redes sociales. Los grupos religiosos informaron que trabajaron juntos para desarrollar mejores relaciones y cooperar en proyectos, incluida su colaboración conjunta contra la moción del Congreso para leer la Biblia en las escuelas públicas.

Los líderes religiosos de la Iglesia Católica Apostólica Ortodoxa de Antioquia informaron sobre la caracterización errónea generalizada de su religión, señalando que los grupos sociales a menudo se referían a la iglesia como la “Iglesia de los Turcos” debido a las raíces históricas de la Iglesia Ortodoxa en Turquía.

Sección IV Política y compromiso del gobierno de EE. UU.

En abril, el gobierno de EE. UU. Lanzó un nuevo programa para apoyar a las organizaciones de la sociedad civil, incluidos los derechos de las organizaciones religiosas a operar libremente. El objetivo central del programa era apoyar la transparencia del proceso de registro de ONG para organizaciones de la sociedad civil, incluidos grupos religiosos, a través de asistencia técnica y capacitación impartida al Ministerio de Gobernanza, Justicia y Descentralización.

Los funcionarios de la embajada continuaron las conversaciones con los líderes religiosos y otros miembros de las comunidades religiosas sobre la violencia social y las preocupaciones sobre los tratos del gobierno con los grupos religiosos en el país, como la observancia religiosa en la escuela y el reconocimiento legal de las organizaciones religiosas, incluidos los protestantes evangélicos, los cristianos ortodoxos, Testigos de Jehová, judíos, musulmanes y con el Foro Inter-Eclesiástico.

Informe original, clic aquí.

Imagen de portada|cw.usconsulate.gov