J.D. Greear: la homosexualidad no te envía al infierno

Esta es la afirmación del afamado pastor norteamericano, y presidente de la Convención Bautista del Sur de los Estados Unidos J.D. Greear, este pasado 28 de agosto, en un artículo publicado en su página oficial, sobre como ha abordado la iglesia norteamericana el tema de la homosexualidad, bajo el tema: Tres maneras en que nos equivocamos al hablar de la homosexualidad.

El autor empieza diciendo: «Históricamente, nosotros en la iglesia no hemos hecho un gran trabajo en las conversaciones sobre la homosexualidad, y hemos hecho un trabajo aún peor al cuidar a aquellos que experimentan esto. Si miramos con humildad y de mente abierta lo que dice la Biblia, entonces vemos tres formas en que nos hemos equivocado en la iglesia cuando se trata de hablar sobre la homosexualidad.»

Estos son los tres puntos en lo que él considera que la iglesia americanas se han equivocados:

Nos equivocamos si creemos que a Dios no le importa nuestra sexualidad. Para esto cita algunos pasajes de la Biblia como son Génesis 19: 1–11, Levítico 18:22 y 20:13, Romanos 1: 26–27, 1 Timoteo 1:10, y 1 Corintios 6: 9b – 10.

Nos equivocamos si pensamos que el comportamiento entre personas del mismo sexo es un tipo de pecado fundamentalmente diferente. «Mi punto no es decir que el comportamiento del mismo sexo no es pecaminoso. Mi punto es que a menudo lo presentamos de manera diferente a la Biblia, como una especie de súper pecado en un ámbito categóricamente diferente». Aclara.

Nos equivocamos si suponemos que es difícil para las personas LGBT llegar al cielo. Es en este último punto que entonces afirma: «Déjame decirte algo muy claramente: la homosexualidad no te envía al infierno. Lo sé porque ser heterosexual no te envía al cielo. Lo que lo envía al infierno es negarse a permitir que Jesús sea el Señor y el centro de su vida, independientemente de cómo se manifieste, ya sea en su negativa a dejar que Jesús sea el Señor sobre su vida sexual o en su negativa a obedecerlo con su dinero. o tu derecho a controlar tu carrera».