Los cristianos resisten la persecución en China

En el 2018 varias iglesias cristianas fueron cerradas y clausuradas en China, por las autoridades gobernantes. Sus pastores, y muchos de sus miembros han sido enviados a prisiones. Muchos de ellos han ya fueron acusados de incitar a la sublevación; acusación esta que que se paga hasta con 5 años de prisión.

Durante la navidad miles de cristianos se reunieron clandestinamente en casas, almacenes, y apartamentos. Y otros; como fue el caso de algunos de los miembros de la Iglesia del Pacto de la Lluvia Temprana, en la ciudad de Chengdu, al suroeste de China, quienes desafiaron la presión de la policía, y se reunieron en la rivera de un rio, próximo a lo que fue su templo, confiscado demolido por la policía a principio de Diciembre.


Wang Yi, el pastor de Lluvia Temprana, y su esposa, Jiang Rong aún siguen detenidos, mientras que activistas por los derechos humanos piden su liberación y la de otros pastores y laicos.

Mientras oraba a escondida, en una casa de un amigo, durante la Noche Buena, Gu, un cristiano que al igual que miles en su condición decidieron no reunirse en público, escribió en una aplicacion de mensajeria cifrada: No abandonaremos nuestra fe a causa de la represión de las autoridades”.

Imagen de portada/NYT.