Los Proverbios no son promesas

Durante el tiempo que he sido cristiano, he escuchado a muchos cristianos, reclamar supuestas promesas, que según ellos, se encuentran en el libro de Proverbios. La mayoría de ellos, estoy seguro; lo hacen con buena intención, pero con poca instrucción.

El libro de proverbios, tiene una riqueza, incalculable de sabiduría, para aplicarla a la vida cotidiana; la cual es de mucha ayuda para nosotros. Sin embargo, no tenemos el permiso, de parte de Dios, de hacer de esta porción de las Escrituras, lo que se nos antoje. Creo que los versículos, que mas he escuchado reclamar como promesas, son los siguientes: Proverbios 22:6 (RVR1960)Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él”.

Proverbios 16:3 (NTV) “Pon todo lo que hagas en manos del Señor, y tus planes tendrán éxito“. Cuando reclamamos el proverbio, como una promesa, estamos poniendo, una obligación particular sobre Dios, que él no ha asumido.

LOS PROVERBIOS GENERALMENTE SE CUMPLEN, PERO DADO EL HECHO QUE NO SON PROMESAS, NO TIENEN LA GARANTIA QUE DIOS LOS VA A CUMPLIR.

Ahora bien, lo que si podemos hacer es, extraer de los proverbios, las enseñanzas y principios que aplicaba nuestra vida, de manera que podamos exhibir un comportamiento sabio. Es por eso que quiero compartir contigo, algunos de esos principios, que me han servido, por muchos años.

  1. El sabio busca el consejo, eso lo podemos ver en Proverbios 11:14; 15:22; 12:15; 13:10; 19:20.
  2. El sabio acepta la corrección, Proverbios 9:8; 12:1; 15:5; 15:12; 15:31.
  3. El sabio escucha y obedece, Proverbios 8:22; 19:27; 23:19.
  4. El sabio se somete, Proverbios 10:8.
  5. El sabio pide sabiduría, Proverbios 2:2.
  6. El sabio adquiere sabiduría, Proverbios 16:16.
  7. La Humildad trae sabiduría, Proverbios 11:2. Así como podemos ver todos estos principios para un comportamiento sabio, también pudiéramos extraer otros principios muy beneficiosos y aplicables a nuestras vidas.

Recordemos que en los proverbios, la sabiduría se personifica. Y si hay algo que el pueblo de Dios necesita, especialmente en estos tiempos de incertidumbre, es sabiduría, para conducirnos de una manera digna de nuestros Dios.

Ademas, te animo a que descubras los consejos a los jóvenes, de parte de un padre, y finalmente de una madre, en el capitulo 31 de Proverbios. Es interesante, que los consejos son dados, en este libro, al hombre; aunque también aplican a la mujer. Sin embargo, es bien sabido, que cuando el hombre tienen una relación correcta con Dios, en la mayoría de los casos, la familia también tendrá una relación correcta, con nuestro Señor.

Es mi oración, que el Señor te ayude a ver los tesoros, que hay en el libro de Proverbios, y sobretodo recuerda; los proverbios NO SON PROMESAS.

Por el Pastor y Misionero, Carlos E. Llambés.

Imagen|TGC.