Pastor cristiano y su esposa asesinados por un grupo armado

El pastor reformado Bileya y su esposa que estaba embarazada de su noveno hijo fueron asesinados, este es el último episodio de una ola de violencia contra los cristianos en las regiones central y nororiental de Kenia por los terroristas de Boko Haram, los pastores nómadas Fulani y el grupo terrorista del Estado Islámico del África Occidental. El matrimonio deja huérfanos a ocho hijos. Ha informado Vatican News.

El pastor de la Iglesia Cristiana Reformada de Nigeria fue asesinado junto con su esposa la semana pasada. El pastor Emmanuel Saba Bileya y Julianna, quien estaba embarazada de su noveno hijo, fueron asesinados el 1 de junio mientras estaban en su granja en Taraba, en el noreste del país, por un grupo de hombres armados.

La Agencia de Noticias Recowacerao informa que la pareja fue enterrada en Donga. Para la Fundación Cristiana Hausa se trata de “una guerra directa y sistemática contra el cristianismo en Nigeria”, tanto que “los pastores, líderes cristianos y seminaristas son secuestrados o asesinados cada semana en el país”. En una declaración al diario local This Day, el gobernador de Taraba, Darius Ishaku, calificó los asesinatos de “malvados e inhumanos” y añadió que “recientemente se han producido con demasiada frecuencia asesinatos de esta naturaleza en comunidades al sur de Taraba”.

Este asesinato es el último episodio de una ola de violencia contra los cristianos en las regiones central y nororiental del país por parte del grupo terrorista Boko Haram, los pastores nómadas Fulani y el grupo terrorista del Estado Islámico del África Occidental.

Según un informe publicado el pasado 15 de mayo por la Sociedad Internacional para las Libertades Civiles y el Estado de Derecho, más de 600 cristianos han sido asesinados desde principios de año. Según el informe, “las atrocidades contra los cristianos han permanecido incontroladas”, mientras que las fuerzas de seguridad del país y los actores políticos “miran hacia otro lado o se confabulan con los yihadistas”.

En enero cuatro seminaristas católicos fueron secuestrados en el Seminario del Buen Pastor en Kaduna y uno de ellos, Michael Nnadi, fue asesinado. El 1 de marzo, después de celebrar la misa dominical, el padre David Echioda fue secuestrado y liberado unos días después. Y mientras el número de cristianos asesinados continúa creciendo, los políticos locales acusan al gobierno de inercia.

Imagen|MNN.