Por Dr. Rev. Pedro Juan González Peña.

Senior Pastor de la Primera Iglesia Bautista de Santiago, R.D.

…Pero Jesús dijo a Simón: No temas; desde ahora serás pescador de hombres. Y cuando trajeron a tierra las barcas, dejándolo todo, le siguieron. (Lucas versos 5:10b y 11).

Nací y me crie en un pueblo, Mao Valverde, bañado por varios ríos y canales de riego que pasaban por el mismo centro de la ciudad, pero increíblemente no aprendí a nadar, pero tampoco a pescar.

Recuerdo que en una ocasión salí con unos amiguitos a un canal cercano de la casa, nos ubicamos en un pequeño puente en una calle muy transitada donde se pescaban unas carpas buenas para la cena, sacamos nuestras lombrices como carnada para los peces, y ya allí me dijo mi amigo Carlitos, un experto pescador: Pedro, pon atención, solo tiras el anzuelo al agua, y cuando sientes que algo te hala, entonces indicará que el pez ha picado; saca rápidamente el hilo. Así lo hice. Pasó un largo tiempo y nada. En varias ocasiones intenté dejarlo todo e irme por el “aburrimiento” de esperar tanto. Pero mi amigo me decía que me calmara, que llegaría el momento. Y entonces, sorpresa, ahí estaba el desdichado pescadito. Picó y lo halé con tanta fuerza por la emoción y los nervios, que lo desmoroné en el pavimento. Fue la única carpita que logré atrapar y la desmenucé ¡Terrible pescador! ¿Verdad?.

 Ser pescador tiene sus técnicas y secretos que hay que aprender, para ser buenos en esa actividad. Y que el pasaje de Lucas 5:1-11 nos la presenta de manera interesante. Las compartí con mi amigo pescador y las validó; porque ya saben que soy ¡un terrible pescador! Así que las comparto, y al mismo tiempo quisiera que las valoremos, aplicándolas al llamado que Jesús nos hace, de ser pescadores de hombres, que es la importancia capital de anunciar el evangelio de gracia.

¡El mundo es el mar, los creyentes los pescadores! Iniciemos.

La primera técnica: La Preparación: (Versos 12). Aconteció que, estando Jesús junto al lago de Genesaret, el gentío se agolpaba sobre él para oír la palabra de Dios. Y vio dos barcas que estaban cerca de la orilla del lago; y los pescadores, habiendo descendido de ellas, lavaban sus redes. Un buen pescador sabe que antes de pescar, y aun después de realizar su labor, debe prepararse para la siguiente pesca. Cuando Jesús los encuentra, ellos “Lavaban sus redes”. Como creyentes estamos llamados a echar la red, para buscar a los que se pierden. Pero para ello debemos prepararnos, debemos conocer las herramientas que vamos a usar para ser efectivos. Los pescadores usan anzuelos y redes; nosotros usamos la Palabra, la Biblia, fuente segura para buenos resultados en la pesca. No hay mejor carnada que esta, para atraer los verdaderos peces, para atraer a los escogidos de Dios. ¡La Preparación es esencial!.

La segunda técnica: El Conocimiento del medio: (Verso 5). “Toda la noche hemos estado trabajando”. Todo pescador experimentado, sabe que en la tranquilidad de la noche, es cuando los peces salen para comer y cazar; por lo tanto, eso le asegura una buena pesca. Todo creyente debe conocer el medio donde se desenvuelve, para poder llevar el mensaje de la manera correcta y en el tiempo correcto. Conocer el medio es indispensable, para que a los que llevemos el mensaje estén receptivos, dispuestos a escuchar. Sabemos que no siempre el tiempo será propicio. Es posible que algunas veces no piquen como deseemos; aun así, conocer nuestro medio es necesario para llevar el evangelio con éxito.

Tercera Técnica: Paciencia (Verso 5). “Nada hemos pescado”. Es interesante como estos pescadores, a pesar de que no habían pescado nada toda la noche, estaban lavando sus redes para una próxima pesca. Aunque fui muy mal pescador, me di cuenta de que debí tener paciencia, hasta que el pequeño pez picara. Intenté desesperarme, pero el experto me dijo: “Debes tener paciencia, esperar”. Recordamos este pasaje: 1 Corintios 3:6. Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios. No nos desanimemos, la paciencia es esencial.

Cuarta Técnica: Constancia (Verso 5). “Mas en tu nombre echaremos la red” A pesar de que habían pasado toda la noche, y no habían pescado nada, siempre hay otros con mayor experiencia. Y el pescador debe tener constancia y dejarse guiar. Esto nos dice el apóstol Pablo en 2 Timoteo 4 verso 2: Que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina. Ser constantes en llevar el evangelio dará frutos, como dice Gálatas 6:9. No nos cansemos, pues, de hacer bien; porque a su tiempo segaremos, si no desmayamos.

Quinta Técnica: Resultados (Verso 6).“Y habiendo hecho, encerraron gran cantidad de peces, y su red se rompía”. Los pescadores que llevan al pie de la letra, las técnicas que el supremo maestro les da, podrán tener resultados hasta tal punto, que sus redes romperán de tantos peces.

Un cristiano obediente al llamado, de ir y tirar la red del Evangelio, aunque parezca imposible, será el medio para pescar a tantos Dios haya elegido en su soberana gracia.

Al igual que a esos pescadores, Jesús te llama hoy a que te conviertas en un pescador, no de peces comunes de ríos y mares. Jesús manda a pescar hombres en un mundo donde la pandemia y sobre todo la depravación moral, lo ha convertido en ríos y mares turbulentos, con múltiples obstáculos, pero con la bendición maravillosa que quien nos envía es el supremo pescador. Lancemos la red en el nombre de Jesús.

¡La pesca será milagrosa!.

Al menos que se indique lo contrario, todas las sitas bíblicas fueron tomadas de la versión Reina Valera 1960 ©.

Imagen propiedad del Dr. Rev. Pedro Juan González Peña.

Hasta aquí nos ayudó Jehová (1 Sam. 7:12).
CzechEnglishFrenchSpanish
error: COPYRIGHT © 2020 OUTLOOK MISSION. A DIVISION OF RUDDY CARRERA MINISTRIES. ALL RIGHTS RESERVED.
%d bloggers like this:
Outlook Mission

FREE
VIEW