¿Puede un cristiano no bautizado participar en el culto de la Iglesia?

El bautismo es un acto de obediencia y sumisión al Señor, que como testimonio público indica, que en verdad somos cristianos (Hechos 8:36-39).

Un creyente que se reúse a ser bautizado, está evidenciando con su actitud que aún no es cristiano. Y que Jesús aún no es el Señor de su vida.

Sin embargo, si un creyente está en proceso de ser bautizado, en el caso hipotético de que sea parte de una iglesia que primero adoctrina al nuevo creyente para el bautismo. Y si este creyente tiene un buen testimonio público de arrepentimiento y santidad, puede participar de programas básicos de su iglesia, que no incluyan ni sermones, ni enseñanzas bíblicas.

Pero la perspectiva bíblica, es que después que una gente se convierte, debe bautizarse inmediatamente. Nosotros no tenemos más autoridad que la Biblia y los apóstoles.

Desde que el creyente aceptó al Señor Jesús como su salvador personal, ya es parte del pueblo de Dios redimido por la sangre del Señor (Romanos 10:9-13). El bautismo solo hace evidente esta decisión.

El bautismo es la siguiente face de crecimiento espiritual, donde el creyente puede ser admitido como miembro de la iglesia local. Y así puede entonces participar de todos los programas y ministerios, para los que esté capacitado con sus dones y llamado.

Por Rev. Ruddy Carrera.

Imagen de portada|Shuetterstock.