H.B. Swette, ex profesor de divinidades en la Universidad de Cambridge, explica lo que significaba que el sumo sacerdote se rasgara las vestiduras:

La ley le prohibía al sumo sacerdote rasgarse sus vestiduras por problemas privados (Levítico 10:6; 21:10), pero cuando actuaba como juez, por tradición se le exigía expresar de esta manera su horror por cualquier blasfemia pronunciada en su presencia. El desahogo del avergonzado juez se ponía de manifiesto. Si no existieran las pruebas dignas de confianza, ahora no hacían falta: el Prisionero se imcriminaba a sí mismo.

Por Rev. Ruddy Carrera. Cita de Más que un Carpintero por Josh y Sean McDowell. Pag. 39.

Imagen de portada|Esacademic.

Hasta aquí nos ayudó Jehová (1 Sam. 7:12).
CzechEnglishFrenchSpanish
error: COPYRIGHT © 2021 OUTLOOK MISSION. A DIVISION OF RUDDY CARRERA MINISTRIES. ALL RIGHTS RESERVED.
%d bloggers like this:
Outlook Mission

FREE
VIEW