Por Rev. Ruddy Carrera.

Dios existe, es un una persona, y es la fuente de toda existencia.

La Biblia que es la Palabra de Dios no presume la existencia de Dios. La afirma desde su primer verso (Génesis 1.1).

Como Persona Dios es un espíritu que siempre ha existido. Esto significa que Dios es invisible y eterno.

Dios no es una fuerza, ni un conjunto de cosas y accidentes naturales. Dios es único. No podemos categorizarlo como hacemos con las especies o los elementos, porque no hay otro como él, y además no podemos estudiarlo por su propia naturaleza.

Sin embargo al estudiar la Biblia de una manera sistemática, comparando los diferentes episodios donde muchas veces se menciona, podemos darnos cuenta que Dios existe en tres personas: El Padre, El Hijo, y El Espíritu Santo.

Esta doctrina es bien conocida como La Trinidad. Dios no vive en tres personas: Dios es tres personas. El Padre que amenudo es representado como el creador es Dios, El Hijo que murió en la cruz para salvar a los pecadores que confían en Él es Dios, y el Espíritu Santo que ahora guía la Iglesia es Dios. Dios es uno. La Trinidad no solo es una en cuanto a la comunión y al propósito, sino en cuanto a la esencia. La Trinidad es Dios, y Dios es Trino.

Dios es fuente y autor de toda la existencia, por lo que a Él nadie lo creó ni lo antecede.

Dios no es una persona como lo sería un humano, tampoco es una fuerza como la electricidad, o las otras fuerzas del universo. Dios existe en su esencia y propia dimensión espiritual, de donde lo ideó y creó todo. No hay palabras en el lenguaje humano para describir el cielo, que es el lugar de existencia de Dios y los ángeles. Por eso lo considero otra dimensión diferente a las nuestras. Aunque debemos considerar bien que Dios es un ser infinito sin dimensión. Y a Él nada lo puede contener.

En su esencia Dios no es materia: Dios es espíritu. Lo espiritual no solo nos idealiza la esencia de Dios, sino su dimensión en que existe. Por eso el hombre ni nada en el mundo lo alcanzarán jamás por medio de la ciencia o la religión.

Dios mismo ha establecido sus propios medios de Gracia, para revelarse y darse a conocer, y para salvar al hombre perdido y ponerse al alcance de todos.

Para esto Dios nos ha legado su Palabra que es La Biblia, y nos ha regalado a su Hijo Jesucristo. Solo a través de su Palabra lo podemos conocer, y solo por medio de Jesucristo lo podemos alcanzar.

Como Dios es infinito, y nostros finitos no podemos conocerlo o estudiarlo plenamente, pero esto no implica que Dios no sea conocible. Dios se ha revelado atreves de su Palabra, y por medio de Jesucristo podemos tener una relación personal con él.

La Biblia nos revela algunas cualidades y atributos morales y naturales que Dios quiso que conozcamos acerca de Él. Por ejemplo hayamos en la Biblia que Dios es Luz (1 Juan 1.5), amor (1 Juan 4.8), justo (Romanos 3.26), santo (1 Pedro 1.16), celoso del pecado (Éxodo 20:5). Es veraz. Dios es todo verdad y en él no hay mentiras ni engaños (Jeremías 10.10; Romanos 3.4). Es bendito, y se deleita en su propia gloria (Génesis 1:31).

Dios es plenamente hermoso (Salmos 27.4). La hermosura de Dios no tiene comparación con nada del mundo.

Dios es uno solo (Marcos 12:29). Esto no solo implica que en la Trinidad Dios es Uno, sino también que Él es el mismo en cada unas de sus cualidades y atributos. Dios siempre es uno. Sus atributos son el esplendor de su gloria.

Dios es independiente a la creación, y por tal razón él existe para su propia gloria y no necesita de nada y nadie para existir (Hechos 17.24-25).

Dios es eterno. Como expliqué al inicio Dios no tuvo un comienzo, pero tampoco tiene un fin, y en su propio ser no suceden eventos. Él creó el tiempo, por lo que existe fuera del tiempo. El tiempo como todas las leyes del universo están sujetas a Dios, pero Dios no se somete a ellas. La eternidad no es una condición de Dios, es parte de su propio ser (Salmos 9.2; Judas 25; Apocalipsis 1.8; Efesios 1.4).

Dios es conocible (Juan 17.3). Como ya expliqué no podemos conocer a Dios plenamente, ya sea por nuestra limitación humana o por ser Él un ser infinito. Tampoco lo podemos estudiar por la misma razón. Pero sí Dios se ha revelado al hombre a través de los tiempos, para que este tenga una relación personal con él. Todas las culturas en todas las épocas han sentido una necesidad profunda acerca de Dios. Dios se reveló al corazón y a la conciencia del hombre desde el mismo comienzo. La necesidad humana acerca de Dios es algo genético. Dios también se ha revelado al hombre a través de la misma creación. Dios ha hecho uso de estas revelaciones generales, justamente para que el hombre no tenga excusa en el día del juicio final. Pero las revelaciones más claras de Dios las encontramos en la Biblia que es su Palabra, y en Jesucristo su Hijo.

Dios es inmutable (Malaquías 3.6). Dios no cambia. El tiempo no ejerce cambios en Él por cuanto es eterno. Dios no puede cambiar de ideas (Salmos 33.1), porque lo sabe todo, de hecho conoce el futuro más lejano.

Dios es omnipresente. Dios está en todo lugar del espacio y de su dimensión espiritual a la vez. Ni el tiempo ni el espacio lo pueden limitar. Dios lo llena todo a la vez. Él está presente en los quarks y en las estructuras más  pequeñas del mundo (Jeremías 23. 33-34; 1 Reyes 8.27).

Dios es omnisciente.  Dios lo sabe todo. Lo pasado, lo presente, lo futuro. Dios conoce todas las cosas y nada escapa a su conocimiento. E incluso se conoce plenamente así mismo. Todo esto ocurre en un acto divino (1 Corintios 2. 10-11; Juan 3.20; Hebreos 4.14).

Dios es omnipotente. Del mismo modo en un acto divino él todo lo puede. Dios es infinitamente poderoso (Mateo 19.26; Apocalipsis 19.6). Para él nada es imposible, ni en el cielo ni en ninguna otra dimensión.

Dios es espíritu (Juan 4.24). Así como expliqué más arriba, Dios es un ser espiritual, y existe en una dimensión espiritual, desde donde creó la materia y toda la existencia; aún aquellas que nos son desconocidas. Como Espíritu, Él también quiso crear a los ángeles, y puso en nosotros un alma que nos permite relacionarnos con él, y tener una percepción y una necesidad espiritual.

Como Espíritu, Dios no está sujeto a las leyes de la naturaleza. Y sería imposible tener una idea acerca de su ser. Porque en Él las dimensiones naturales son inexistentes. Ellas son su creación.

Dios es invisible. Como Dios es Espíritu también es invisible. Nadie puede ver su esencia plenamente (Juan 1.18). Sin embargo en la Biblia encontramos muchos ejemplos de teofanía, o manifestaciones externas de Dios, para comunicar su mensaje al hombre.

Dios es bueno. Dios es la norma, la fuente y la culminación de la bondad. Él no solo representa el bien; es el bien en sí mismo (Lucas 18.19).

Dios es soberano. Dios es lo máximo en la existencia. Nadie ni nada está a su nivel de existencia y gloria. Ni por encima de Él. Por lo tanto Dios siempre hará lo que quiere (Efesios 1.22).

Dios es perfecto (Mateo 5.48). Todo su ser y gloria es exelente. En Dios no hay fallos ni errores. Para que entiendas Él es Dios.

Es importante que el creyente tenga un conocimiento acerca de Dios bíblico y correcto. Si nuestro conocimiento sobre Dios está condicionado a nuestra humanidad pecaminosa, toda nuestra cosmovisión cristiana será errada.

Comente en Outlook Mission

Hasta aquí nos ayudó Jehová (1 Sam. 7:12).
CzechEnglishFrenchSpanish

Outlook Mission

error: COPYRIGHT © 2020 OUTLOOK MISSION. A DIVISION OF RUDDY CARRERA MINISTRIES. ALL RIGHTS RESERVED.
%d bloggers like this:
Outlook Mission

FREE
VIEW