Se trata de la Iglesia Bethel de La Haya, Países Bajos, donde se ha iniciado un culto maratónico desde el mes de Octubre, sin planes de terminar, al menos por ahora. El plan es proteger a una familia de migrantes armenios que desde el 2010 busca asilo político, pero se le ha negado.

Sin embargo la policía no los puede detener ya que una ley, prohíbe a la policía irrumpir en servicios religiosos y hacer detenciones.

Entonces aprovechando esta ley, los directores de la iglesia han tomado la iniciativa de acogerlos en su cede, e invitar a otros pastores de unas 20 denominaciones, que se sustituyen en el servicio religioso.

Muchas veces pienso que el único lugar en el que estoy a salvo es en la iglesia. De verdad siento que es un refugio.

Ha escrito en su blog Haryarpi, la hija mayor, el 4 de Noviembre.

Imagen de portada/Dmitry Kostyukov para The New York Times.

ArabicChinese (Simplified)CzechDutchEnglishFrenchHebrewItalianPortugueseRussianSpanish
error: ¡Los contenidos de Outlook Mission, están protegidos por derecho de autor!
%d bloggers like this: