Si los católicos vienen a nuestras iglesias ¿Por qué nosotros no vamos a la de ellos?

No hay dudas, que dentro del cristianismo, la iglesia evangélica, es la más activa, en el ámbito evangelístico y misionero.

Desde sus inicios, la Iglesia Protestante, se ha nutrido a expensa de una Iglesia Católica, cada vez más fría y desacreditada.

Los cultos evangélicos, en contraste con las misas católicas, son los ejemplos más notables, sobre el crecimiento masivo de la comunidad evangélica. Comparada con los templos católicos, que por el contrario, lucen vacíos y con ceremonias religiosas, perdidas aún en el pasado lejano, de la edad media. No logrando por lo tanto conectar, con el sentir de esta de esta generación.

Ahora bien, al estudiar más de cerca, los asistentes a los cultos evangélicos; de nuestro hemisferio especialmente. Podemos deducir fácilmente, que una amplia mayoría fueron católicos. Y en muchos casos de los inconversos, se tratan de católicos que han sido invitados, por algún miembro de la iglesia local.

No se da este caso en las misas católicas. Donde difícilmente encontraremos, a un evangélico sentado entre los “feligreses”.

Entonces ¿A qué se debe este fenómeno? ¿Y si ellos vienen a nuestras iglesias, porqué nosotros no vamos a la de ellos? Esta pregunta me ha intrigado, por muchos años. Y en mi búsqueda de la verdad al respecto, he encontrado la respuesta en dos factores.

  1. Un verso de la Biblia. Apocalipsis 18:4. “Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, para que no seáis partícipes de sus pecados, ni recibáis parte de sus plagas”. Este versos, unido al capítulo 17, es asociado por la mayoría de los cristianos evangélicos, con la Iglesia Católica. Por lo tanto, han interpretado el llamado “Salid de ella”, de una manera tal, que les “da miedo entrar a sus templos”.
  2. Las imágenes. Evidentemente la idolatría es pecado. La iglesia evangélica lo ha entendido muy bien. Y esto forma parte de su idiosincrasia. Cualquier contacto con ídolos o imágenes, es considerado superstición e infunde cierto miedo, al creyente. Ya que la idea es, que las imágenes son operadas por demonios. De hecho bíblicamente, el culto a las imágenes, es un culto a los demonios.

Note que en los dos aspectos que he destacado, he resaltado la palabra miedo. Porque esto es lo que siente un cristiano evangélico, cuando entra a un templo católico.

Al menos que la iglesia católica, abandone su orgullo al que se ha apegado; que dio origen a la Reforma Protestante. Y continúa dañando su imagen. Está destinada a desaparecer, de la manera como la hemos conocido históricamente. De hecho, ya las cifras hablan por sí solas.

Y esto no le conviene ni al cristianismo, ni a occidente; porque la influencia del catolicismo, es aún vital para detener el avance del Islam.

Mi idea expresada en este artículo, no es el resultado de una encuesta. No olviden que nací en una familia cristiana evangélica. Soy cristiano desde adolescente. Tengo 36 años de edad. De mi edad: Tengo 19 años como predicador, y 17 como pastor. Tengo muchos amigos católicos, y vivo rodeado de ellos.

La Iglesia católica necesita urgentemente volver a las Escrituras, y depender menos de sus tradiciones.

El domingo próximo, veremos los templos evangélicos, llenos de católicos desorientados. Pero raramente encontraremos, un cristiano evangélico en la misa católica. Si llegan a otras conclusiones, por favor no teman en escribirme.

Autor: Rev. Ruddy Carrera.

Imagen de portada, Servicio en Cuba/ Panorama.

ArabicChinese (Simplified)CzechDutchEnglishFrenchHebrewItalianPortugueseRussianSpanish
error: ¡Los contenidos de Outlook Mission, están protegidos por derecho de autor!
%d bloggers like this: